PuroMarketing

El comercio electrónico sigue creciendo, impulsado en gran medida por los dispositivos móviles.  Según la encuesta anual publicada por Ebates.com, el 45% de los consumidores recurre a estas pantallas inteligentes para completar sus compras. Sus datos indican que el 11% de los americanos utiliza estos dispositivos a diario para hacer sus pedidos, mientras que un 30% formaliza sus compras online una vez a la semana.

Las ventas móviles han aumentado un 10% en los últimos 12 meses, según refleja el estudio de Pulse Custora. En este estudio, además, se evidencia del traslado del ordenador de escritorio a los dispositivos móviles. Durante febrero del año pasado, el 87% de las ventas online se registró a través del desktop; en el mismo periodo de 2014, este porcentaje descendió hasta el 81%. Por su parte, las ventas en las tabletas subieron del 8% al 10%, mientras que los smartphones protagonizaron la mayor subida, hasta casi duplicarse (del 5% al 9%).

Una tendencia que continuará en aumento. A principios de marzo, el estudio de RSR Research indicaba que para el 50% de los retailers, el móvil está implicado en el proceso de compra más de la mitad del tiempo. Además, el 44% de ellos estima que en 2017 estos dispositivos inteligentes estarán presentes durante el 75% del tiempo.

Por ello, la clave para el buen desarrollo del comercio electrónico reside en la capacidad de ofrecer una estrategia integrada a través de todos los canales, garantizando con ello una experiencia satisfactoria. Una estrategia que implica asimismo el diseño de un mensaje personalizado, en base a la experiencia previa del cliente.

Los datos del estudio de Synquera muestran que el 85% de los consumidores online en Estados Unidos está a favor de recibir propuestas adaptadas a sus histórico de compras. No se trata de recoger todo tipo de información personal sobre el cliente, y utilizarla para perseguirle por la red, ni saturar su bandeja de entrada con ofertas y descuentos, sino de utilizar de forma inteligente esta información, con el fin de mejorar la experiencia del cliente con la empresa.

Un ejemplo de ello sería el de, en su próxima visita a la web, sugerirle productos relacionados con su compra; enviarle un descuento por su cumpleaños, o presentarle en exclusiva el lanzamiento de un nuevo producto complementario con alguna de sus adquisiciones.