Noticia Por Redacción Tecnología Dic 15, 2015

1 de cada 3 jóvenes se mantiene conectado online constantemente y a diario

Los consumidores se pasan el día conectados a la red y accediendo a información, mensajería o redes sociales

Cuando internet se empezó a popularizar hace ya unos cuantos años, muchos fueron los analistas que intentaron hacer una previsión o un análisis de lo que la red acabaría suponiendo en las comunicaciones y en el acceso a la información. Pocos fueron los análisis que lograron ver realmente lo que internet iba a ser y el cambio profundo y casi brutal que iba a suponer. La red ha modificado por completo las comunicaciones, el acceso a la información, las conexiones humanas, los conceptos de frontera (al fin y al cabo, poco importa el lugar de origen de lo que se está viendo en la red: el receptor lo verá de la misma manera) y, por supuesto, el consumo. Internet ha sido un elemento revolucionario en el consumo, cambiando desde la estructura del mercado (ahí está la idea de la economía de la larga cola o la propia desaparición de las fronteras) hasta creando nuevas oportunidades de negocio y nuevas fórmulas de llegar a los consumidores.

Internet también ha cambiado a las personas y ha modificado su relación con las marcas, los productos y la información. La red ha creado el concepto y la necesidad de estar siempre conectados y ha hecho que el apagar, el dejar de recibir información, parezca algo casi imposible.

Las cifras demuestran además que los consumidores están cada vez más conectados y que lo seguirán estando en los próximos años, ya que son justamente las nuevas generaciones las que están más conectadas y las que muestran una relación más activa con internet.

Así lo demuestran los últimos datos sobre consumo y uso de intenet que ha presentado el Pew Research Center. Según sus cifras, el 21% de los adultos se conecta "casi constantemente" y un 42% lo hace varias veces al día. Los números son sobre una muestra estadounidense, pero los datos sirven para comprender muy bien cómo internet ha cambiado las reglas del juego.

Las cifras varían además de forma notable si se tiene en cuenta la demografía y demuestran que los jóvenes son incapaces de dejar la red. Para los millennials, internet es una parte fundamental de su día a día y una que es un elemento decisivo en su existencia. Los millennials no desconectan y no dejan internet nunca de lado.

Según los datos del Pew Research Center, uno de cada tres jóvenes está conectado a la red de forma prácticamente constante. Siendo más precisos, un 36% de los jóvenes asegura estar conectado de forma casi constante a internet. Los datos pertenecen a la horquilla de entre 18 y 29 años y hace que la muestra sirva para comprender a los millenials. Las cifras son muy superiores a las de los demás grupos demográficos. Entre los 30 y los 49 años, la tasa de conexión casi constante es del 28%, bajando al 12% entre los 50 y los 64 y al 6% en los mayores de 65.

La culpa la tiene el móvil

Los consumidores se pasan el día conectados a la red y accediendo a información, mensajería o redes sociales y lo hacen gracias a los cambios tecnológicos que se han vivido en los últimos años. Quizás sin ellos internet no hubiese logrado un papel tan habitual y constante en la vida de los consumidores.

Las conclusiones del Pew lo dejan claro: si no se contase con tantos dispositivos móviles y si internet móvil no se hubiese convertido en un bien común, los consumidores tendrían mucho más complicado acceder a la información de forma constante y recurrente como lo están haciendo. Según sus datos, 3 de cada 4 estadounidenses emplean un smartphone, un tablet o un dispositivo móvil para acceder a la red, aunque sea de forma ocasional. Entre esos consumidores con dispositivos móviles conectados, las cifras de quienes están todo el rato conectados a internet suben.

Teniendo en cuenta que cada vez existen más dispositivos conectados y que cada vez los consumidores están más rodeados de potenciales llaves para entrar en internet, las cifras tienen todas las papeletas para crecer de forma decisiva durante las próximas décadas e incluso años. El creciente peso del internet de las cosas y la creciente moda de los wearables harán que los consumidores tengan más pantallas a su disposición y que puedan emplear muchos más terminales para conectarse a internet.

Un cambio sin vuelta atrás

Y estos datos son también una importante llamada de atención para las marcas. Los consumidores, especialmente los más jóvenes, han hecho de la red una parte muy importante de su día a día y esto está teniendo un impacto en cómo consumen y lo tendrá todavía más en el futuro, a medida que los porcentajes de quienes no pueden vivir sin la red vayan en aumento.

Las marcas no tienen más remedio que convertirse ellas también en "adictas a internet". Si sus consumidores estarán todo el tiempo conectados y emplearán la red de forma constante y recurrente, ellas también tendrán que posicionarse en ese entorno y emplearla del mismo modo constante y recurrente.

Recomendados
Patrocinados