PuroMarketing

Si se miran los estudios y los análisis que se han estado publicando en los últimos tiempos sobre las tendencias que lo están cambiando todo y que pueden modificar por completo el estado de las cosas en lo que a estrategia de marketing se refiere, la realidad virtual suele ocupar posiciones destacadas. Por supuesto, la realidad virtual también tiene posiciones destacadas en todos los contenidos tecnológicos y en todas las previsiones relacionadas con esta área, porque al fin y al cabo es ahí donde los cambios que producirá serán más aparentes y más destacados. Lo que la realidad virtual pueda conseguir en otros terrenos es casi como un elemento relacionado y derivado.

La realidad virtual ha ido protagonizando muchos lanzamientos, promesas y eventos y ruedas de prensa en los últimos años y ha logrado también que muchas grandes empresas se hayan empezado a implicar en ella. Casi todas las grandes compañías de tecnología han estado diciendo o haciendo algo relacionado con ella en los últimos tiempos y posicionándose de un modo o de otro en este terreno.

Toda esta creciente atención y sobre todo el hecho de que los grandes de la tecnología hayan mostrado interés de un modo o de otro en esta tecnología ha llevado a que la realidad virtual suela incluirse entre las grandes tecnologías y entre los grandes cambios del futuro inmediato. Es lo que debería llamar nuestra atención y es lo que debería despertar nuestro interés. ¿Pero es lo que realmente lo hace?

La cuestión es quizás un tanto más compleja, porque aunque la realidad virtual es el gran tema de moda no es el único cambio tecnológico posible y no es tampoco el que está despertando más interés real entre los consumidores y entre los anunciantes. De forma paralela al pico de interés por la realidad virtual ha ido también apareciendo y asentándose la realidad aumentada, que algunas compañías ya han empezado a emplear.

La realidad virtual tiene hype, pero la aumentada el éxito real

La realidad aumentada no es exactamente como la realidad virtual, pero también permite hacer muchas cosas y muy interesantes a las marcas y a las empresas. Por tanto, no sorprende descubrir que - como apuntan en Digiday - aunque la realidad virtual es la que está en su momento de 'hype', la aumentada es la que está consiguiendo despertar mucho más interés ahora mismo entre los anunciantes.

Y, además, ahora también los grandes tech están empezando a mostrar interés. Facebook acaba de presentar características de realidad aumentada para los anunciantes, que podrían llegar a los anuncios en Instagram. Y en los últimos resultados de Snapchat los datos de venta de las gafas de realidad aumentada de la red social han sido muy positivos.

A los anunciantes por tanto se les presenta un panorama más claro y más optimista. Y, además, ellos están mucho más interesados por esta cuestión de lo que lo están en la realidad virtual. Como le explica un experto al medio británico, "las marcas están ciertamente gastando más en anuncios en realidad aumentada". Las previsiones es que los presupuestos relacionados con la realidad aumentada crezcan en el futuro próximo.

Las causas del boom

¿Por qué ocurre esto? De entrada, las opciones de realidad aumentada ya se han visto de un modo tangible. Algunas grandes marcas, como Ikea, ya han lanzado sus apps de realidad aumentada y ya han hecho cosas con ella. Solo es un ejemplo.

Si las grandes compañías entran en el juego y sobre todo ahora que Facebook está empezando a hacer cosas, la cuestión no hará más que eclosionar. Facebook soportará realidad aumentada en Instagram, pero también permitirá añadir filtros de realidad aumentada a esa red social, a Messenger y a Facebook Lite. Marcas como Sephora, Kia, Nike o Asus están siendo los que lo prueben antes de que se lance de forma más masiva. Los analistas creen, además, que Facebook hará que usar la tecnología sea fácil, lo que implicará un mayor uso de ella de forma relacionada.

Y si estalla ahí, acabará estallando en todas partes, convirtiéndose en el nuevo elemento ubicuo de la publicidad online.