PuroMarketing

En la última edición del Mobile World Congress (MWC), la feria por excelencia de la industria de la tecnología y de las telecomunicaciones, el 5G era uno de los grandes temas de moda, uno de los que dominaban las conversaciones. Cierto que el 5G no es exactamente algo nuevo, ya que la industria lleva años analizando cómo impactará y cómo supondrá un cambio, pero lo que había cambiado era que ese cambio parecía inminente. El despliegue de redes estaba en camino y los dispositivos que podrían sacarles partido también.

Este despliegue va a suponer una avalancha de cambios para las empresas y las marcas, que se enfrentarán a un nuevo contexto. La publicidad y el marketing no permanecerán ajenos a ello.

El cambio que el 5G traerá a la publicidad móvil y la manera en la que modificará el estado de las cosas irá mucho más allá. En publicidad, por ejemplo, los cambios del 5G implicarán poder conocer los productos de forma inmersiva o la apertura de nuevas oportunidades.

En general, se podría decir que será un cambio mucho más profundo y mucho más amplio, uno que tocará elementos cada vez más, por así decirlo, de la esencia del anuncio. Al fin y al cabo, el 5G cambiará el marco en el que se sirven y permitirá hacer cosas mucho más ambiciosas, complejas y dinámicas. Como apuntan en un análisis en ExchangeWire, se podría decir que los marketeros tendrán que empezar a centrarse en tres grandes terrenos porque estos serán los que el 5G cambiará por completo.

La creatividad y el 5G

El primero es el de la creatividad. El 5G abrirá la puerta a que la creatividad sea más dinámica, más ambiciosa y que genere experiencias más memorables. En cierto modo, los creativos no tendrán que inventar nada nuevo sino más bien empezar a aprovechar lo que ya tienen disponible.

Hasta ahora, las grandes novedades que permitían cambios brutales en la publicidad online se enfrentaron a un problema. La tecnología podría permitir crear esos anuncios, por ejemplo con realidad aumentada o echando mano del 3D a la hora de modelar imágenes, pero las redes móviles no soportaban esas novedades.

El 5G hará que se navegue muy rápido, que se puedan soportar contenidos con más requisitos para la red y que todo ocurra de una forma mucho más sencilla y con menos problemas. Los anunciantes podrán aprovecharse de todo ello y podrán incorporar nuevos formatos de anuncios. Podrán ser mucho más creativos y lanzar anuncios mucho más dinámicos.

Los otros grandes cambios que traerá el 5G

El siguiente gran punto de cambio estará en la estrategia omnicanal. El 5G no solo lo hará mucho más fácil (porque hará que las velocidades de conexión de todas las cosas sean mucho mejores y también que los datos circulen mucho más rápido de vuelta a las marcas) sino que además abrirá la puerta a más dispositivos conectados y más puntos de conexión con los consumidores.

El 5G, por ejemplo, será el elemento clave para el impulso del internet de las cosas, lo que hará que por fin (y tras años anunciando su venida) los dispositivos se conecten a las redes y lo hagan de forma masiva y rápida. En cuanto el 5G esté ahí, el ritmo de adopción del internet de las cosas se espera que se acelere.

Y, finalmente, el otro elemento en cambio será el conocer a los consumidores mucho mejor. Si se tiene una velocidad más rápida y se logra así que los datos sobre los consumidores vuelvan a la empresa más rápido, es más fácil que se pueda hacer perfiles de los consumidores de forma más efectiva y más rápida. A eso hay que sumar, además, que dado que se abrirán más puntos de contacto habrá más información disponible sobre cómo son los consumidores y qué quieren.