PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Uno de los grandes cambios que propiciará el 5G será el de hacer mucho más posible y habitual el uso de la realidad virtual y de la realidad aumentada. Las predicciones ya hablan de como el desarrollo de las redes 5G impactará en estas tecnologías emergentes. No es que hasta ahora no se fuesen a desarrollar (ya lo estaban haciendo), sino más bien que las capacidades del 5G permite que funcionen mucho mejor y por tanto podría ser una suerte de llamada de atención sobre ellas. Si las cosas van mejor, la gente está más dispuesta a emplearlas.

El 5G hace que la navegación sea mucho más rápida y además también soporta mucho mejor entornos de medios más complejos. La complejidad de la realidad aumentada tiene así una respuesta en redes. Pero no solo es importante por eso: lo es también porque amplía dónde y cómo se podrá acceder a esos contenidos. No estará limitada a entornos diseñados para ellos o a espacios concretos, como ahora, sino que cualquiera podrá acceder a esos contenidos y experiencias desde un dispositivo móvil cualquiera.

Esto ampliará las posibilidades de acceso a los contenidos y también los posibles soportes en los que recibirlos. Y, por supuesto, creará nuevas oportunidades para los medios pero también para los mensajes y las acciones de marketing. La realidad aumentada permitirá crear experiencias de marca distintas, mensajes completamente inmersivos y acciones completamente diferentes con las que conectar con los potenciales receptores.

Lo que ya están probando

Los mensajes pueden ser completamente nuevos y pueden incluso llegar a nuevos escenarios y nuevos espacios. Todo lo que necesita es una conectividad 5G y convertirlos en la vía para ser parte del mensaje. Las compañías, de hecho, ya están experimentando con nuevos formatos y con acciones curiosas y llamativas que hacen que el mensaje sea mucho más visible.

Por ejemplo, en la última gala de los Baftas, la presentadora llevó en la alfombra roja un vestido que funcionaba como una pantalla. Estaba conectado con 5G y funcionaba como una suerte de pantalla. El vestido, que además estaba hecho con material reciclado, se convertía en un canal de información.

Ahora mismo, muchas de las acciones que las compañías están probando son acciones que llevan la conectividad fuera de lo clásico (es decir, que no se limitan a lo que ocurre dispositivos de siempre) y que con ello se convierten en vistosas y con cierto potencial para ser virales (como posiblemente buscaban los creadores del vestido de realidad aumentada).

Mediapro, Telefónica y TMB, la empresa de transportes públicos de Barcelona, presentaban hace unos días su 5G Augmented Tourism, un proyecto de realidad aumentada para el turismo. Se trata de una pantalla "transparente interactiva" que da acceso a contenidos sobre la ciudad en tiempo real y que se integra en los buses turísticos.

A medida que avanzan por la ciudad, la pantalla sobrepone sus datos a lo que están viendo en la realidad. Los contenidos están geolocalizados y se descargan en tiempo real, enriqueciendo la experiencia. Este es un uso informativo, pero es una muestra clara de cómo podría servir a las empresas para aportar contenidos.

Y en esa dirección también van las maniobras que está haciendo su competencia. Vodafone organizaba hace unos meses un Reto 5G, buscando startups que trabajasen a aprovechar esa conectividad, y una de las ganadoras fue, justamente, una compañía que usa la realidad aumentada para crear guías y experiencias en destinos turísticos.

ESERP Business & Law SchoolUDIMA, Universidad a Distancia de MadridIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo