PuroMarketing

En los últimos años, las posiciones de los gigantes de la red se han asentado con fuerza y se han empezado a marcar. Google es el gran rey de internet y Facebook es el peso que se está estableciendo como contrapartida. Entre los dos se están repartiendo el mercado y posicionarse frente a ellos es complicado (aunque hay quienes tienen claro que Amazon será quien lo haga).

El poder de estos dos gigantes se puede comprender bien viendo su creciente poder y su influencia, pero también echando mano de datos mucho menos grandiosos y viendo los resultados que consiguen en números. Las cifras ya dejan claro que Google y Facebook son los grandes jugadores de la red. Tienen ya un peso muy elevado en publicidad online y, sobre todo, tienen una posición muy destacada cuando se analizan las cosas a futuro. Google y Facebook acumulan el mayor porcentaje de los nuevos ingresos destinados a la publicidad online.

Y, como suele ocurrir en estos casos, se está empezando a producir ya el movimiento de protesta y de 'resistencia' a su poder. Era prácticamente algo que se debía esperar desde que los dos gigantes se encaramaron a los puestos de dominio.

En realidad, casi todo el proceso ha sido bastante orgánico. A lo largo de la historia de las últimas décadas de las nuevas tecnologías, se ha producido una suerte de equilibrio de dos gigantes, que luchaban por la posición de dominio y que, además, acababan despertando el resquemor de los demás jugadores del mercado, que se levantaban en protestas contra ellos y que conseguían en ocasiones que sus quejas se convirtiesen en movimientos judiciales. No hay más que pensar, por ejemplo, en Microsoft hace unos años y cómo acabó teniendo que hacer ciertas cosas tras decisiones de las administraciones públicas (ahí está la guerra de los navegadores, por poner un ejemplo concreto).

Ahora le toca el turno a Google y a Facebook. Los dos gigantes se han convertido en una suerte de duopolio de facto en internet y en la publicidad online y la presión contra ellos y crítica sobre ellos ha ido escalando. Y, no, tampoco es exactamente nuevo: Google lleva años protagonizando los arrebatos de los directivos de las operadoras de telecomunicaciones, que reclaman desde hace tiempo que el gigante les tiene que pagar por permitirle ofrecer sus servicios.

Investigar a Google y Facebook

Y, de hecho, se podría decir que una de las cosas que se deben esperar del Mobile World Congress (MWC) es el que alguien cargue contra Google (o, desde hace unos años también, Facebook). En esta ocasión ha sido el presidente de la CNN, Jeff Zucker, que ha protagonizado una keynote y que ha acusado al duopolio de ser "el mayor problema" al que el periodismo y el crecimiento de los medios se tendrán que enfrentar en los próximos años.

El directivo ha pedido a las autoridades públicas - en este caso de EEUU - que se centren en lo que está ocurriendo y que entren a regular lo que ocurre, acusándolas de haberse centrado demasiado en los últimos años en los efectos de los grandes procesos de fusión en su industria y no tanto en lo que hacen Google y Facebook. "Por alguna razón, nadie está investigando los monopolios que son Facebook y Google. Ahí es donde el gobierno debería estar investigando y pensando sobre cómo los demás sobreviven", señaló, tal y como recoge The Drum.

Y, por supuesto, la cuestión no está solo en cómo estos jugadores marcan la pauta del mercado, sino también en cómo afectan al mercado publicitario. Al fin y al cabo, ese es el quid de la cuestión. "No hay duda de que en el mundo de Google y Facebook la monetización de lo digital y el móvil continúa siendo más difícil de lo que esperábamos", apunta. Su apuesta es que los se creen relaciones más directas con los anunciantes y por tanto saltarse o circunvalar al duopolio.

La veda está abierta

Las quejas del directivo son además simplemente una muestra de un creciente estado de las cosas. En el último foro económico de Davos ya se registraron quejas y un cierto sentimiento negativo contra Facebook y Google entre algunos de los participantes destacados, que lamentaban su papel como creciente duopolio y cómo sus servicios han causado problemas en los últimos tiempos (y aquí hay que meter, una vez más, el efecto de Facebook en las últimas elecciones estadounidenses por culpa de los agentes rusos).

¿Se han convertido Google y Facebook en una fuente de problemas mayor?, parecía la pregunta subyacente. Algunos creen que todas estas presiones están empezando a hacer ya que algunos anunciantes reduzcan su inversión en estos espacios y se creen grietas en el sistema (aunque no hay que olvidar que los datos han demostrado en los últimos tiempos que los boicots y las presiones están siendo muy 'mucho ruido y pocas nueces').

Sea como sea, lo que sí parece claro es que la puerta al debate y al análisis está más que abierta y que este va a ser uno de los grandes temas favoritos de la industria para los próximos meses.