PuroMarketing

El mercado del comercio electrónico ha crecido de forma notable, especialmente en ciertos mercados concretos. En España, puede que hace unos años fuésemos reacios a comprar algunas cosas online o que el mercado estuviese aún en esa fase en la que se hablaba de que se tenía que asentar, pero en los últimos años ha crecido de forma brutal, se ha asentado de forma considerable y se ha empezado a comprar y comprar en la red. Compra, de hecho, todo el mundo y en todo momento.

Y en ese boom del ecommerce hay ciertos nombres que se han ido haciendo fuertes y que han ido creciendo de forma notable. El primero es claramente el de Amazon, el gigante estadounidense que llegó a España hace unos años y que ha ido arrasando desde entonces. Pero no es el único: muchos son los que están intentando hacerse con su parte del reparto de la tarta de las compras online.

Aliexpress ha entrado con bastante fuerza en el mercado español, tanto como para ya ser uno de los tres sitios top de ecommerce en el mercado. Amazon es quien lidera el mercado español (como hacen en los demás mercados top de Europa Occidental), pero Aliexpress se posiciona tercera, con la versión online de El Corte Inglés entre medias, como acaba de señalar el último informe de Comscore sobre ecommerce en Europa Occidental. Y, aunque Amazon sigue siendo el gran jugador del comercio electrónico en el país y el que está logrando cifras de mayor impacto, Aliexpress está ganando tracción.

Y la cuestión es una suerte de conclusión natural de un movimiento de mercado que empezó hace ya un par de años. Ya en 2016 se veía como las tiendas online chinas estaban creciendo y comiendo terreno a los jugadores europeos en ese terreno. "Los sites de ecommerce chinos como Alibaba o Aliexpress están ganando cada vez más popularidad entre los compradores online de la Europa occidental, siendo ya unos de los principales destinos de compra en España", explicaban en las conclusiones de un estudio de ese año.

Rakuten lo intentó y no lo logró

Pero ¿qué teclas pulsó Aliexpress para posicionarse en el mercado español y lograr posiciones de fortaleza? Al fin y al cabo, Rakuten lo intentó y no lo logró. El gigante asiático entró en el mercado español a finales de 2013, intentó crear un catálogo con potencial (sus objetivos estaban en acabar el año entre los 20 ecommerces de mayor facturación en España) y se lanzó a una campaña publicitaria tradicional masiva.

Los anuncios de Rakuten llegaron a la tele, de hecho. Y, a pesar de ello, no logró cumplir objetivos y en 2016 cerraba sus puertas en España en el marco de una reconversión en Europa. Ni logró consolidar su marca ni logró posicionarse de forma clave en el país con sus propios almacenes como ha ido haciendo Amazon.

Cuando Rakuten cerró sus puertas era el 740 site más visitado en España, según Alexa. La versión global de Aliexpress (la .com) era la 24. En el ranking más actualizado de Alexa, Amazon.es es ahora la quinta página más visitada de España con 7:34 minutos de tiempo dedicado al día y Aliexpress.com la 21 con 13:46 minutos.

Equipo y oficinas propias

Entre entonces y ahora, la tienda online china ha crecido (y mucho). Antes de estar presente de un modo mucho más directo en España, la compañía ya se asociaba a la idea de las gangas y de los chollos. Era el tipo de web que te decía alguien en el trabajo como truco para encontrar cosas baratas, aunque siempre se avisaba de que las cosas tardarían en llegar y que había que tener bastantes claras las expectativas (el juego del 'como creía que era, como fue cuando llegó el pedido de Aliexpress' se ha convertido en viral en los últimos tiempos).

Aliexpress está además centrándose cada vez más en el mercado español. La compañía ha empezado a crear un equipo propio en España, ha cerrado un acuerdo con Correos para ser más rápidos y que los envíos tarden entre 1 o 2 semanas nada más en llegar desde China o han empezado a vender cosas directamente desde España. Y también han empezado a dar pasos para crear más marca: hace unos meses abrieron una tienda pop-up en Madrid.

En el último verano, España ya era el segundo mercado clave para Aliexpress (el segundo que más pedidos hacía a la plataforma tras China) y la compañía estaba abriendo meses después nuevas oficinas en Madrid con un tamaño mayor.

¿Tiene Aliexpress más margen para seguir creciendo? Solo el tiempo lo dirá.