PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Muchos están siendo los marketeros que están ocupando estos días de confinamiento durante la pandemia del coronavirus para adquirir nuevos conocimientos y mejorar su formación. La demanda de cursos online ha ido en aumento, convirtiéndose el elearning en una de las soluciones con las que los ciudadanos han llenado su tiempo.

Además, y dado que se espera que tras la crisis sanitaria salgamos a una crisis económica, muchos profesionales están aprovechando para adquirir las habilidades necesarias para triunfar en el mundo post-covid 19 en el marketing, la publicidad y la comunicación. Los marketeros necesitan adquirir una combinación de soft y hard skills que les ayuden a comprender mejor cómo funciona el mundo post-pandemia y operar de forma eficiente en ese nuevo entorno.

Las necesidades de reciclaje no impactan solo entre los empleados o de forma generalizada en el mercado. Lo cierto es que los máximos responsables de marketing también tendrán que ajustar qué hacen y cómo para estar a la altura de los retos del mundo tras el coronavirus. De hecho, es probable que esta crisis ayude a poner en valor el trabajo de los CMOs y visibilice el trabajo de creación de imagen de marca y de relaciones con los consumidores.

Más flexible, más creativos

En general, los CMOs tendrán que adquirir aquellas capacidades que se esperan de las plantillas para sortear los retos tras la crisis. En un análisis de Forbes han identificado cuáles serán las que dominen y muchas de ellas parecen un eco de lo que se decía en la crisis económica de hace una década, mientras que otras son similares a las que los máximos responsables de marketing llevaban escuchando ya unos años.

Así, ahora habrá que ser más adaptables y flexibles, porque las cosas cambiarán muy rápido; con más conocimientos tecnológicos, ya que las soluciones tech - desde el big data a la inteligencia artificial pasando por la realidad virtual - serán las que logren que las empresas sean más resistentes; más expertos en datos, la clave para comprender el mercado; o contar con más "digital skills".

A esto hay que sumar la importancia creciente de elementos como la inteligencia emocional, clave para gestionar equipos en tiempos complejos; la capacidad de liderazgo, más necesaria que nunca; y el pensamiento crítico. La crisis también ha evidenciado la importancia de la creatividad y la innovación, como valor clave para responder a situaciones cambiantes, lo que lo convertirá en un elemento mucho más buscado en el futuro.

Un CMO mucho más todoterreno

Pero estos no son los únicos elementos que tendrán que incorporar a su perfil y a sus conocimientos. Su trabajo, de un modo específico, también se verá marcado por un reajuste en las obligaciones que deben asumir dentro de la empresa.

Si antes de la crisis el CMO se había convertido en un perfil mucho más complejo y con muchas más áreas de influencia, tras ella lo será todavía más. Ya no es que las líneas entre tecnología y marketing se hayan vuelto borrosas, sino que además ahora se tendrán que convertir en especialistas en gestión de crisis y su peso como gestores del proceso de compra y la experiencia de cliente se volverá más crucial.

Dado que muchas de las empresas han tenido que pivotar estos días al ecommerce casi de golpe, se entenderá que el CMO tenga que asumir todavía más responsabilidades en este terreno sobre cómo seguir transmitiendo la experiencia de marca. Su trabajo será mucho más holístico que nunca.

Igualmente, también tendrá que trabajar más la lealtad de marca, para conservar a unos consumidores que estarán más dispuestos que nunca a irse simplemente a quien lo ofrezca todo más barato.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo