PuroMarketing

¿Cómo seguir operando y tener éxito trabajando desde casa? Estas son las áreas en las que deben centrarse los marketeros
Los puntos que deben priorizar equipos de marketing, publicidad y agencias en la era del teletrabajo

2020 va a ser el año del teletrabajo. Aunque antes de la crisis sanitaria causada por el coronavirus pocas eran las empresas que permitían el teletrabajo, las medidas de confinamiento primero y las recomendaciones sanitarias después han hecho que el trabajo en remoto se haya popularizado.

En un primer momento, a las empresas no les quedó más remedio que permitir que sus empleados trabajasen desde casa para seguir siendo operativas. Ahora, muchas compañías lo siguen haciendo para prevenir los contagios y para reducir la exposición de sus trabajadores. Algunas grandes compañías han anunciado ya, incluso, que dejarán que sus empleados teletrabajen sea cual sea el momento.

Este boom del teletrabajo ha obligado a las corporaciones a tomar ciertas medidas y a aplicar cambios en los modos en los que se trabajan. Han tenido que incorporar tecnología, cambiar las expectativas sobre cómo debe ser la jornada laboral e incluso convertirse en mucho más flexibles en términos de horarios y conexión.

Desde casa, muchos trabajadores han empezado a ajustar su jornada laboral a los momentos en los que se sienten más creativos y operativos o a las necesidades de su horario familiar.

El teletrabajo en marketing y publicidad

Para las agencias y los equipos de marketing y publicidad, el teletrabajo también ha cambiado muchas cosas. Con el arranque del nuevo curso, que en cierto modo parecía que fijaría una suerte de vuelta a la normalidad en el calendario, muchos están replanteándose cómo trabajan y también qué es lo que necesitan para hacer que el teletrabajo funcione.

De entrada, cuando se habla de teletrabajo y marketing, hay que aplicar las mismas normas y recomendaciones que se dan para los trabajadores en general. Así, las compañías deben dar a sus empleados herramientas tecnológicas adecuadas y también deben cambiar su cultura laboral para ajustarla a la nueva realidad de sus empleados trabajando desde casa.

Para continuar, y una vez sentadas las bases, deberían hacer algunos ajustes y centrarse en ciertas áreas necesarias para reforzar lo que exige la actividad en marketing y publicidad. Pero ¿cuáles son esas áreas y qué cambios específicos se deberían aplicar?

Los ajustes para teletrabajar con éxito

Como explican en un análisis en Chief Marketer, los gestores de equipos de marketing y los responsables de las agencias deberían aprovechar este momento para imponer ciertas prácticas que ayuden a mantener una cierta sensación de normalidad pero también para aprovechar recursos. No solo deben intentar mantener una continuidad con el trabajo que se estaba haciendo previamente, sino que tienen también que aprovechar los potenciales beneficios que salen de esta nueva situación.

Así, el primer gran punto que deberían tratar es el del talento. Además de mantener felices y conectados a los trabajadores que ya tienen, este es un momento para captar talento. Como explican en el análisis, teniendo a la plantilla trabajando en remoto se reducen algunos de los gastos que generaba la oficina y la estructura tradicional.

Ese remanente debería ser empleado en fichar talento, comprendiendo también que se puede hacer sin ciertas restricciones que limitaban en el modelo previo. Ahora, los límites geográficos ya no aplican.

Por otro lado, hay que centrarse en aquellos recursos y acciones que permitirán crear sensación de grupo y conexión y que mejoren el trabajo en equipo. En el análisis hablan de dos puntos. La tecnología es uno de ellos, haciendo que las compañías mejoren e inviertan en herramientas tecnológicas para mejorar la colaboración y el flujo de actividad.

El tiempo cara a cara es otro de ellos. Con los trabajadores fuera de la oficina, estos se ven menos de forma 'presencial'. En el análisis recomiendan no solo reservar tiempo para encuentros virtuales sino también destinar parte del presupuesto a organizar cenas de trabajo y otro tipo de encuentros presenciales entre los trabajadores.

Y, finalmente, hay que trabajar la operativa de negocio. Esto es, es importante centrarse en garantizar que el nuevo modelo de trabajo virtual encaje con la cultura de negocio de la compañía.