PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Una de las razones que han hecho que los consumidores estén cada vez más hartos de la publicidad en internet ha sido la propia naturaleza de esos anuncios. La publicidad es cada vez más y más molesta y los formatos publicitarios son cada vez más y más intrusivos. Además, a medida que los internautas rechazaban más la publicidad y le prestaban menos atención, las diferentes empresas del entorno han intentado posicionarla de un modo más visible y más, por así decirlo, inevitable. Los anuncios asaltaban al navegante desde todas partes, haciendo que resultase lo más inevitable posible el no verlos.

Pero, en la era en la que los anuncios se despliegan, se esconden en el texto, persiguen a los usuarios con las mismas ofertas o siguen a los internautas en la navegación, el objetivo de lograr que no pudiesen ignorarlos no se ha logrado. De hecho, es bastante probable que se haya conseguido más bien todo lo contrario. El hartazgo de los consumidores ante los anuncios ha ido en progresivo aumento y se ha convertido en una especie de elemento recurrente y común. Los internautas estaban hartos de los anuncios y las medidas desesperadas de los medios y de los anunciantes para meterles esos anuncios como fuese solo ha logrado aumentar ese hartazgo.

La industria ha decidido empezar a tomar medidas y una de las compañías que ha tomado cartas en el asunto es Google. El gigante ha lanzado primero de forma limitada a unos mercados y a partir de unos meses de modo global un bloqueo por defecto en Chrome. El navegador limita la exposición de los consumidores a los anuncios molestos.

La medida puede parecer en cierto modo un tiro al pie de la línea de flotación de la empresa, ya que Google vive de los anuncios online, pero no lo es. El gigante está pensando en el medio y largo plazo y no le interesa que los consumidores se harten tanto de los anuncios como para ser proactivos en el bloqueo de los mismos. Necesitan que sigan accediendo a la red y viéndolos.

Un bloqueo global de los malos anuncios en Chrome

Google comenzará así a bloquear en Chrome los anuncios molestos y lo hará en todo el mundo. Hasta ahora solo ocurría en Norteamérica y Europa, pero a partir del 9 de julio lo hará en todo el mundo.

Teniendo en cuenta que Chrome es el navegador más popular a nivel global, este movimiento puede tener un impacto notable no solo ya en cómo se sirve la publicidad y cómo se ve sino también en la percepción que la industria publicitaria tiene de las cosas. Es probable que el cambio en Chrome haga que la industria se plantee las cosas e intente hacer anuncios mejores, aunque solo sea para asegurarse de que así se vean.

Los datos que maneja Google son ya muy interesantes en lo que a impacto de la medida toca. Según sus cifras, a uno de enero de este año, dos tercios de los medios/páginas que no cumplían en su momento con estas recomendaciones ya lo hacen y solo tienen por tanto que bloquear la publicidad en un 1% de los sites.

Los anuncios que serán bloqueados

Chrome no bloqueará anuncios por su cuenta y riesgo sino que seguirá las recomendaciones de la Coalition for Better Ads (CBA), un grupo que aglutina a la propia industria y del Google es impulsor. La CBA cuenta con una lista de formatos publicitarios que considera molestos y que no deberían ser empleados.

Son doce formatos, con cuatro de escritorio y ocho de móvil. Anuncios con vídeo y sonido en autoplay, pop-ups, prestitital con cuenta atrás, anuncios que ocupan las pantallas o formatos sticky muy grandes son algunos de los tipos de anuncios que la CBA condena y que Chrome ahora eliminará de la navegación, bloqueando su visionado.

Se trata, en definitiva, del tipo de anuncios que habitualmente aparecen en las listas de formatos más odiados por los internautas.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo