PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Casi no hace falta estudios científicos y estadísticos para saberlo, pero de todos modos existen y ya lo han dejado también claro. La publicidad online ha saturado a los consumidores. El uso de formatos altamente molestos, la creciente preocupación por la privacidad o el hecho de que la publicidad resulte 'saturadora' (como ocurre con los anuncios de retargeting) han hecho que los internautas estén bastante cansados de los anuncios en la red.

Los nuevos formatos publicitarios y los nuevos escenarios para la publicidad no se libran de esta visión y de este rechazo por parte de los consumidores. Las redes sociales pueden tener mucho tirón para los anunciantes y pueden ser uno de los elementos en los que se está metiendo más dinero en los últimos tiempos o que más estén creciendo, pero los consumidores están igual de hartos de la presencia publicitaria en ese escenario como lo están de los anuncios en el resto de internet.

Eso sí, los anuncios en las redes sociales sirven también como microcosmos para comprender otra cuestión compleja, la de cómo los consumidores odian los anuncios pero no pueden permanecer ajenos a ellos. Si bien los odian, no son muy proclives a aceptar otros formatos de monetización de los medios (como por ejemplo los sistemas de paywall). Y, en el caso de los anuncios en redes sociales, aunque tienen una visión muy negativa de ellos, acaban haciendo clic en lo que intentan venderles.

Esa última paradójica realidad es la conclusión que se puede alcanzar de los datos de un estudio de Blue Fountain Media, que analizó las percepciones y acciones de un millar de consumidores estadounidenses de entre 18 y 65 años como muestra estadística. Según sus conclusiones, aunque los consumidores son conscientes del peso que los anuncios tienen en sus feeds en redes sociales y no lo ven con muy buenos ojos, acaban haciendo clic en lo que les muestran.

Un 75% de los encuestados cree que hay demasiados anuncios en redes sociales pero un 70% hace clic de todos modos en ellos.

Lo que aman y lo que odian

De todas las redes sociales, las propiedades de Facebook son las que se llevan los mejores datos en lo que a clics se refiere. Un 38% de los encuestados reconoce que ha hecho clic en anuncios en Facebook y un 37% que lo ha hecho en Instagram. Les siguen YouTube (14%), Twitter (5%), Pinterest (4%) y LinkedIn (2%).

Los consumidores no parecen muy preocupados con cómo se hace la segmentación (un 61% asegura que no tiene problema alguno con que los anuncios se basen en una segmentación demográfica) y tampoco con el tipo de productos que les son servidos. Un 65% considera, de hecho, que estos anuncios les permitieron descubrir productos de calidad que no habían visto de otra manera. Y, otro dato relevante, un 36% reconoce que no pudo resistir el tirón de una oferta: hicieron clic porque le prometían descuentos.

Eso sí, no todo es color de rosa en la visión que los consumidores tienen de la publicidad en redes sociales y las quejas que muestran están muy en línea con lo que les molesta de los anuncios en general. Un 28% se quejaba de que les mostrasen anuncios de cosas en las que no tenían interés, un 27% de los anuncios con audio y un 23% de ver siempre los mismos anuncios. Un 16% aseguraba, por su parte, que estaba viendo ya más anuncios en sus feeds que contenidos de amigos y familiares.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo