PuroMarketing

La Autorité de la concurrence francesa asegura que la decisión es "histórica" porque es la primera que se centra en los algoritmos del servicio 

Las investigaciones de las administraciones públicas contra los gigantes de internet por monopolio, especialmente en el terreno de la publicidad, se suceden. Google acaba de convertirse en una de las primeras damnificadas directas, con una multa millonaria en Francia que podría sentar precedente más allá para la suerte de la compañía en Europa.

La multa llega de la Autorité de la concurrence francesa, tras la denuncia de varios medios galos. Las quejas originarias venían de News Corp, el grupo Rosser La Voix y el grupo Le Figaro (aunque este último abandonó el proceso en 2020). Las conclusiones de la Autorité de la concurrence les dan la razón. Según la Autorité, Google ha abusado de su posición dominante en el mercado publicitario tanto en web como en móvil. La consecuencia de esta posición es una multa de 220 millones de euros.

Google ha dado, siempre según las conclusiones del organismo francés, un trato de preferencia a su tecnología propietaria, Google Ad Manager, "tanto en lo que concierne al funcionamiento de su servicio publicitario DFP (que permite a los editores de sitios y aplicaciones vender sus espacios publicitarios) y su plataforma de venta SSP AdX (que organiza los procesos de pujas que permiten a los editores vender sus impresiones o inventarios publicitarios a los anunciantes) en detrimento de sus competidores y de los editores".

Estas herramientas se han convertido en piezas clave en el mercado publicitario global, que los medios usan de forma habitual.

La Autorité de la concurrence cree que la infracción ha sido "particularmente grave". Lo cree porque considera que ha impactado en la competencia de Google, pero también porque ha golpeado de un modo especial a los medios, que ya tenían, según señalan en su comunicado, un modelo económico "fuertemente fragilizado".

Google no ha apelado ante las conclusiones del organismo. La compañía se ha comprometido a cambiar las cosas, implementando mejoras que hagan que Google Ad Manager sea más interoperable con otras plataformas. El organismo ha aceptado la propuesta de Google de cambio y lo ha incluido como elemento obligatorio en su resolución final.

Así pues, Google no tendrá más remedio que cambiar cómo opera en el mercado publicitario en Francia.

Por qué esta multa es importante

Esta no es la primera vez que Google recibe una multa. La Comisión Europea ya impuso una multa récord hace unos años a Google por abuso de posición dominante, vinculada a compras comparativas y su dominio del mercado de búsquedas, y otra por publicidad online, que se centraba en cómo se servía publicidad en los sitios a los que daba servicios de búsqueda.

Sin embargo, la multa que ha impuesto ahora Francia es diferente, porque se centra de un modo concreto en los algoritmos que gestionan cómo Google sirve publicidad y cómo afectan a los otros players.

"La decisión que sanciona a Google tiene un significado específico porque se trata de la primera decisión en el mundo que se centra en los procesos algorítmicos complejos de pujas que hacen funcionar la publicidad online de display", declara Isabelle de Silva, la presidenta de la Autorité de la concurrence.

"Esta sanción y estos compromisos permitirán reestablecer un terreno de juego equitativo para todos los players y la capacidad de los editores de valorar mejor sus espacios publicitarios", asegura.

Según Reuters, además, los medios que sientan que han sido perjudicados por la medida podrán reclamar daños a Google. La gran cuestión ya no es tanto si los medios franceses lo harán, sino cómo usarán los medios de otros países la decisión de la justicia gala como inspiración para sus propios procesos de reclamación y denuncia.