PuroMarketing

YouTube ha encontrado en la publicidad en su plataforma a la gallina de los huevos de oro. Un jugoso negocio que le ha llevado a representar cerca del 20% del sector, lo cual implica más de mil millones de dólares anuales.

Sin embargo, esta rentable fórmula podría tambalearse, debido a la oposición de los propios usuarios. El estudio '#SkipAd - La Inteligencia Colectiva Amenaza el Modelo de Negocio de YouTube', muestra una creciente tendencia en torno a la demanda activa de vías para saltarse los cada vez más molestos anuncios de vídeo.

El estudio pretende averiguar, de primera mano, qué sucede con los usuarios y la publicidad en YouTube, en referencia a este tipo de publicidad, basada en la interrupción de la experiencia de usuario. Asimismo, incluye un análisis productivo sobre las tendencias en cuanto a la actitud y reacción de los usuarios ante los anuncios de vídeo.

Para ello se recurrió, de una parte a Google, registrando tanto las tendencias de búsqueda, datos aportados en base a su herramienta Google Trends, así como a las sugerencias del propio buscador. Con esta finalidad, se utilizó un conjunto de palabras clave relacionadas con la temática de análisis.

De otra parte, ese mismo grupo de keywords se monitorizó en Twitter, con el fin de analizar la conversación social en torno a esta cuestión.Como conclusión principal, el estudio destaca que "Cada vez hay más usuarios que quieren eliminar la publicidad de interrupción de YouTube y la inteligencia colectiva de estos amenaza el modelo de negocio del soporte a través de contenidos generados por ellos mismos (UGC)."

Según afirma el estudio: "Los constantes impactos publicitarios de YouTube basados en marketing de interrupción, repercuten en usuarios siendo percibidos como molestos e invasivos debido al audio y/o vídeo incoherente de estos que interrumpen su experiencia generando entropía [...] También, la mayoría de las veces estos avisos destacan poca afinidad con la temática del vídeo lo cual resta calidad e interés para el usuario, trayendo como consecuencia una serie de sentimientos negativos en las personas que usan la red social [...] repercutiendo finalmente al engagement positivo buscado por anunciantes."

El estudio recoge la frustración de los usuarios, lanzada públicamente a través de Twitter. Concretamente se analizaron 667 conversaciones orgánicas, de entre las cuales, destacan palabras como "cansado", "odio" o "harto", junto con términos más peyorativos, relacionados con "video".

Del mismo modo, podemos ver cómo el propio Google sugiere como búsquedas relacionadas con "publicidad Youtube" términos tan evidentes de su rechazo como "quitar" o "molesta". Una tendencia que confirma la propia gráfica de Google Trends, también incluida entre los datos aportados.

Definitivamente, los usuarios odian la publicidad en vídeo. No es la primera vez que hablamos de las molestias causadas por estos indeseables impactos. Lo curioso es cómo las posibles soluciones a este mal, en forma de contenido generado por los propios usuarios, se posicionan en la primera página de resultados de Google.