PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La aparición y auge de Internet y las nuevas tecnologías se ha considerado, tradicionalmente, como un reto para las marcas y anunciantes. Sin embargo, estos no sabían hasta qué punto sus estrategias publicitarias iban a modificarse con la llegada de los nuevos dispositivos móviles, los cuales no tienen visos de frenar en cuanto a novedades se refiere. Uno de sus máximos exponentes lo observamos, en la actualidad, a través de los smartwatches, dispositivo cuyo surgimiento generó el recelo de las marcas pero que ha calado entre los consumidores.

La secuencia ya se vivió con la presentación del iPad por parte de Apple, que se consideró como un elemento inservible de cara a los usuarios y se ha convertido en uno de los productos estrellas de la audiencia de los últimos años, suponiendo un giro de 180 grados en las estrategias de los anunciantes.

Lo mismo, parece, que va a suceder con los smartwathes, a la vista de los últimas investigaciones de mercado en tanto a inversión publicitaria que estos dispositivos van a recibir así como a la base de usuarios que terminarán utilizándolos. Es lo que se desprende de un estudio de reciente publicación llevado a cabo por la compañía Juniper Research, en el que se sostiene que los smartwatches van a atraer millones de inversión publicitaria en los próximos cuatro años.

En concreto, esta investigación subraya que si bien estos dispositivos están confirmando su popularidad entre los usuarios, ahora también están penetrando de manera significativa entre las marcas. Así, está previsto que en el presente año, solo en territorio estadounidense, acaparen una inversión publicitaria de 1,5 millones de dólares, cantidad que trepará hasta los 68.9 millones de dólares en el año 2019.

El panorama se ha puesto viento a favor para estos dispositivos de reciente creación. Dispositivos que, por otra parte, exigen a los anunciantes una serie de reflexiones y retos de futuro. Porque, ¿es lo mismo dirigirse a un público objetivo que consume televisión y no se mueve de su lugar de residencia que hacerlo a un usuario que está en continua actividad y accede a la información a través de su reloj?

Los expertos, en este sentido, coinciden en afirmar que los smartwatches suponen una verdadera oportunidad de negocio para las empresas y para las marcas. Oportunidad que no está exenta de riesgos y de retos de futuros, entre los que destacan adaptarse a las necesidades de los usuarios de este tipo de dispositivos y, especialmente, a las limitaciones espaciales y temporales del mismo.

Tamaño de la pantalla y tiempo de exposición de los anuncios

De hecho, insiste la investigación realizada por Juniper, al igual que ha sucedido con las tabletas y los teléfonos móviles inteligentes, que han obligado a las empresas a adaptar sus campañas y contenidos de marketing a estas pantallas y características técnicas, las empresas deberán ajustarse con el nuevo formato en el que están diseñados los smartwatches, el cual queda determinado a su vez por el diminuto formato de la pantalla así como por el comportamiento de los usuarios.

Es por ello que los nuevos formatos publicitarios deberán tomar en consideración una serie de especificaciones técnicas y estratégicas. Las mismas han de pasar por tener en cuenta cuáles son las actividades que realizarán los usuarios con este dispositivo que, subrayan, serán de corto alcance temporal, el cual les llevará a utilizarlos apenas unos segundos.

Comprobar el tiempo, las notificaciones recibidas en redes sociales o identificar llamadas serán las más comunes. De ahí que las marcas deban ponerse las pilas e hilar muy fino para captar la atención de la audiencia. Atención, por otro lado, que queda mermada por el tamaño de la pantalla de estos relojes inteligentes, lo que hace que los anunciantes deban adaptar sus anuncios a un espacio muy pequeño y un doble reto a superar en lo venidero.

En la confianza está la clave

Sendas limitaciones podrían menguar el interés de las marcas por anunciarse en este dispositivo. Esta es una opción por la que se inclinan un grupo limitado de expertos que, sin embargo, sostienen varias claves para que los relojes inteligentes se consoliden como un soporte publicitario de éxito. En estalínea, según Tood Wasserman, de Mashable, la publicidad es percibida como intrusiva, volviéndose difusa.

Es por ello que la batalla de las marcas en este nuevo soporte pasa por la comercialización de los mismos de manera masiva, lo que solo se consigue a través de la confianza de los usuarios hacia el dispositivo. Así, los usuarios verán con buenos ojos la publicidad transmitida a través de este dispositivo, a pesar de contar con poco tiempo para navegar a través de él y de prestarle escasa atención.

be beyondFundación GalaESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo