Artículo Por Redacción Marketing Digital Nov 24, 2015

El marketing digital ya es una parte cotidiana de la estrategia de las empresas

¿Tiene sentido seguir debatiendo sobre si las marcas deberían o no invertir en marketing digital? La respuesta, a tenor de los últimos estudios, es que no: no se debe debatir sobre si el marketing digital tiene o no un papel relevante o no en la estrategia de las marcas o sobre si se debería trabajar más o menos en este terreno porque lo cierto es que esta herramienta de comunicación de las empresas ya ha entrado a formar parte de la normalidad. Es decir, el marketing digital es ya una parte más e indiscutible de la estrategia de marketing. Como apuntan en el último informe que le han destinado a la materia desde Gartner, el marketing digital se ha convertido ya en un elemento mainstream.

La consultora ha preguntado a los responsables de marketing de las compañías sobre sus visiones sobre los retos a los que se enfrentan y sobre las cuestiones ante las que tienen que luchar en el día a día. La conclusión es que el marketing digital ya no es un elemento sobre el que dudar.

"Existen pocas dudas sobre que el marketing digital es ahora mainstream", explica Yvonne Genovese, vicepresindenta de grupo en Gartner. "Los marketeros ya no hacen una diferencia clara entre lo online y lo offline", añade. Dado que los consumidores están reclamando cada vez más experiencias en internet y dado que la red está cada vez más presente en la vida de los consumidores, internet se ha convertido simplemente en un escenario más de contacto. "El marketing digital es ahora marketing en el mundo digital", destaca Genovese.

¿Qué quiere decir esto? Básicamente que las empresas ya no lo ven como una rareza o como un mundo a experimentar sino como una parte más de la estrategia de marketing y como un terreno más en el que quieran o no tienen que trabajar. Esto ha empujado a que las estrategias en diferentes escenarios estén cada vez más fusionadas y se relacionen cada vez más. Es decir, internet ya no va por libre y lo que ocurre en un área se tiene en cuenta cada vez más para lo que se espera en otra.

Y por supuesto esta relación y este cambio ha afectado también a los presupuestos.

En general, las marcas están gastando más dinero en marketing del que estaban gastando antes, lo que demuestra que las cosas están empezando a ser más fluidas en términos económicos. Los presupuestos de marketing han subido en 2015 de forma general en un 10%, según los datos de Gartner, y las expectativas son de que en 2016 sigan subiendo. El 61% de las empresas señala, de hecho, que subirá aún más su gasto en marketing en 2016.

Los marketeros no solo gastarán más dinero en marketing sino que además serán mucho más variados en lo que están haciendo. Según los datos de Gartner, el 10% de los marketeros están ya yendo más allá de las técnicas de marketing digital tradicionales y están aumentando el peso de lo que estas pueden implicar en el desarrollo de modelos de negocio y oportunidades.

El comercio electrónico, lo nuevo

Una vez que el marketing digital se ha convertido en algo común y en algo que todo el mundo está haciendo, las marcas tienen que encontrar un nuevo elemento diferencial, una nueva realidad que haga que lo que ellos estén haciendo sea completamente diferente a lo que hacen los demás y sorprendente. La posición podría quedar ahora disponible para el comercio electrónico.

"El auge del comercio electrónico es una oportunidad para los marketeros", explica Jake Sorofman, vicepresidente de investigación en Gartner, ya que les permite unir de forma más clara la inversión realizada con los ingresos generados.

Los responsables de marketing se están centrando cada vez más en el ecommerce, según Gartner, por esa razón. Cada vez es más importante ligar la inversión de marketing realizada a los resultados obtenidos y, en el comercio electrónico, es más fácil ver la causa efecto.

No es la única razón. Las marcas han comprendido que necesitan cada vez más más plataformas para vender, ya que los consumidores están cada vez en más plataformas como compradores. El ecommerce permite además ser mucho más eficientes a la hora de llegar al consumidor, ya que hace mucho más sencillo ofrecer un producto que se ajuste a lo que realmente quieren en el momento en el que lo desean.

Recomendados
Patrocinados