Noticia
Marketing Digital
¿Cuántas veces al año cruza Google nuestros datos para vender publicidad? Un estudio habla de cantidades milmillonarias
Los datos invitan a la reflexión y a preguntarse si la privacidad ha dejado de ser posible en el mundo hiperconectado 
Publicado por Raquel C. Pico

Se puede hacer un ejercicio curioso. Sentarse un momento a reflexionar sobre cuántas veces al día se usa un servicio de Google – el ejercicio se puede hacer con otras plataformas tech de primer nivel – y si se podría eliminar por completo de nuestro día a día. Como periodista, no en pocas ocasiones me sentí tentada a hacer un reportaje de experimento de ‘mi día sin Google’, que no realicé porque implicaría no poder directamente trabajar durante toda la jornada.

Nos levantamos y encendemos nuestro móvil. La mayoría de los españoles tienen dispositivos Android, así que estamos ya conectados a Google. Luego veremos nuestro mail o miraremos qué tiempo va a hacer, todo con servicios de Google. El día seguirá viendo en un mapa online – seguramente Google Maps – cómo llegar a tal sitio o preguntando a un buscador – y el porcentaje de quienes no usan Google en Europa es testimonial – nuestras dudas y necesidades del día. Incluso apagando Google, lo más probable es que la compañía siguiese ahí: es su división publicitaria la que gestiona muchos de los anuncios con los que nos cruzamos cada día en internet.

Por tanto, es sorprendente pero no tanto descubrir que Google está en todo momento recopilando datos y lanzando peticiones a la red vinculadas a nuestra información personal.

Un reciente estudio del Irish Council for Civil Liberties le ha puesto cifras y las cantidades sobre abrumadoras. Como publica Bloomberg, el primer medio que tuvo acceso a esas cuentas, cada día, las plataformas publicitarias en general transmiten los datos de localización y de navegación de los europeos y de los estadounidenses 178 billones (trillones en inglés) de veces. Solo Google, transmite esos datos más de 70.000 millones de veces al día entre ambas regiones.

Son datos difíciles de procesar para el ser humano, aunque no tanto cuando se ponen ejemplos concretos de su alcance. Solo teniendo en cuenta los datos de la plataforma publicitaria de Google, cada persona en EEUU es expuesta 747 veces cada día a procesos de real-time bidding. Es decir, esa es la cantidad de veces que se puja por servirle publicidad en la plataforma y se cruzan sus datos demográficos. La cifra es muy elevada, pero en realidad debería ser mucho mayor para capturar el total del mercado. Este número solo tiene en cuenta lo que ocurre con Google y no suma las demás plataformas.

Los datos de Europa que ha estimado el informe permiten crearse una imagen más cercana. Cada minuto que un alemán está online, Google está transmitiendo 19,6 millones de datos, señalan. En Europa, la exposición media a procesos de puja en tiempo real de un internauta es de 376 veces al día.

España se posiciona por encima de esa media y es, de hecho, uno de los países en los que los datos de sus habitantes son más veces pujados. Es una media de 126 veces al día, solo superada por Reino Unido (462) y Polonia (431).

Por qué esto importa más allá de la publicidad

Los datos no son solo llamativos por lo que dicen del mercado publicitario y de la circulación de los datos de los consumidores, sino también por las implicaciones que podrían tener en un futuro no tan lejano. ¿Es la privacidad ya una quimera? ¿Se ha convertido el vivir de forma privada en un hito imposible en este mundo hiperconectado?

Al fin y al cabo, que las marcas empleen estos espacios para escoger y servir publicidad es algo que ocurre y que los ciudadanos han interiorizado como la pieza básica para poder acceder a servicios de forma gratuita o a precios más bajos. La cuestión es ahora qué nuevas fronteras se podrán cruzar en términos de uso de datos y ética.

El mejor ejemplo está en los temores que se empiezan a tener en EEUU por el rastro digital que pueden dejar las mujeres que abortan, ahora que se ha sabido que el Tribunal Supremo del país prevé tumbar Roe v Wade, la sentencia que había legalizado el aborto. Como señalan en The Washington Post, todos estos procesos de recolección de datos que operan en el mundo publicitario podrían servirles a los estados que lo ilegalizarán para seguir a las mujeres. Pedir una orden judicial para acceder a los datos no es tan complicado.

De hecho, el propio informe de Irish Council for Civil Liberties asegura que los datos demográficos de europeos y estadounidenses son enviados cada día a Rusia o China, sin que se pueda controlar qué ocurre después con esa información.

Publicado por Raquel C. Pico

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!
Todostartups
Actualidad

Snapchat+, la nueva modalidad de pago de Snapchat

Ana Lacasa Jul 4, 0202
Todostartups