Artículo
Social Media Marketing
El Universo y las falsas estrellas del Social media
Nunca te creas más importante de lo que realmente eres tan solo por tener un puñado de seguidores en Twitter
Publicado por Andrés Toledo
Founder & Dtor. Editorial en PuroMarketing

A través de uno de mis contactos en Facebook, descubría una maravillosa fotografía publicada por National Geographic. La imagen en cuestión realizada por el telescopio espacial Hubble,revelaba una estampa con las galaxias más antiguas del Universo. Un vistazo fascinante del nacimiento caótico de las primeras estrellas con una antiguedad datada en más de 13.000 millones de años.

Sin duda este tipo de imágenes suelen inducirnos a todo tipo de reflexiones sobre la propia vida, nuestra existencia, y sobre todo a la importancia que nos damos cuando en realidad, nuestro papel en el universo sencillamente se reduce a algo minúsculo y casi insignificante. Sin embargo, siempre tendemos a creer que somos el centro del universo, y que todo gira al rededor del mundo que conocemos.

Curiosamente, entre tales pensamientos, resurgía como símil, la idea de los auto-denominados gurús y profesionales del marketing y el social media. Aquellos que con un exceso de egocentrismo y ansía de protagonismo, se proclaman así mismos como abanderados de movimientos y tendencias de moda y actualidad. Sin embargo, resulta curioso el descubrir como en una gran mayoría de estos casos, nos encontramos tan solo ante perfiles de quienes solo intentan acaparar protagonismo por aquello de sentirse idolatrados.

Una de las cosas que uno puede aprender del marketing, de la publicidad o del propio branding, es que son herramientas poderosas con las que en ocasiones se pueden crear auténticas ilusiones. Es así como el mago tiende a realizar sus trucos de magia ante un público entusiasmado que aun sabiendo que está siendo de alguna manera "engañado", siempre termina aplaudiendo. Sin embargo, aunque todo ello se deba meramente a parte del espectáculo, resulta curioso como en ocasiones, engañar a los demás con falsas ilusiones también es propio de otros escenarios como el social media.

Recuerdo recientemente descubrir una de las tantas listas pre-cocinadas donde se mencionaban a los supuestos gurús e influyentes del social media en redes sociales como Twitter. Nombres propios de figuraban como la referencia de un sector y como los más relevantes e influyentes en la red social del microblogging. Era curioso también, comprobar como la gran mayoría no contaba ni siquiera con un número de seguidores significativo. 5000, 10.000 ¿15.000? ¿Y los denominamos influyentes?

Por poner un pequeño ejemplo del mundo publicitario español. Risto Mejide, publicista y empresario, también conocido por sus innumerables intervenciones televisivas, mantiene una masa crítica de más de1.600.000 seguidores en Twitter. Otros ejemplos comoSeth Godin, fundador de Squidoo.com yuno de los profesionales del marketing online más reconocidos a nivel internacional, aglomera la nada despreciable cifra de 338.000 seguidores en la red social. Ambos perfiles corresponden al de profesional consolidado cuyas figuras también generan expectación y cuyas palabras, opiniones y testimonios, siempre son escuchadas y tomadas en cuenta por cientos y miles de medios y profesionales. ¿Nos quieren hacer creer entonces con una falsa ilusión que con 10.000 seguidores en Twitter ya puede uno auto-proclamarse gurú e influyente del social media?

Si concibiéramos a esta red social como un auténtico universo, poco haría falta para darnos cuenta de lo insignificante que a veces somos, aun por mucha importancia que nosotros mismos intentemos darnos. Y mucho menos, hacer creer esto mismo al resto de observadores aprovechando las ilusiones que se valen de la ignorancia. Existen demasiadas constelaciones, galaxias y estrellas como para creer que nosotros somos el centro de tal universo como para además jugar a creernos que somos auténticos dioses. Lo cierto es que el exceso de ego, el ansía de protagonismo y la especulación, han llenado el firmamento de falsas estrellas que ni siquiera emanan la luz propia necesaria para conseguir realmente iluminarnos.

El término influyente viene dado a lapersona que tiene la capacidad de determinar o alterar la forma de pensar o de actuar de otras, pero la influencia no se cuelga de una etiqueta. Los verdaderos influyentes son aquellos que han demostrado o son capaces de utilizar su influencia para cambiar las cosas. Así pues, nunca te creas más importante de lo que realmente eres tan solo por tener un puñado de seguidores en Twitter. Este universo también es demasiado grande.

Publicado por Andrés Toledo
Founder & Dtor. Editorial en PuroMarketing

Comentarios (3)

!Únete y participa en la conversación!
Todostartups
Todostartups