PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las redes sociales las arma el diablo, o posiblemente eso es lo que creen los responsables de comunicación de las principales empresas. Cometer un error es muy sencillo. Y si no que se lo digan al cantante David Bisbal, a quien se le recordará siempre su tuit sobre lo poco transitadas que estaban las pirámides de Egipto durante la Primavera Árabe. Las meteduras de pata en Twitter son, por eso, una de las peores pesadillas de toda cuenta oficial.

La lista de compañías que han caído víctimas de un tuit desafortunado es bastante larga. Ahí está, por ejemplo, el concurso que la aerolínea Qantas lanzó para promover su clase business el día después de que sus pasajeros tuviesen que sufrir una huelga total de su personal de cabina.

Los errores en Twitter no son solo cosa de las empresas de otros países. En España también los ha habido y bastante sonados. Repasamos 7 de ellos.

Policía. La cuenta de la Policía Nacional en Twitter es una de las más populares de las redes sociales en España, por sus consejos inesperados, su uso de un lenguaje popular y su cierta vocación humorística.

Se acerca al millón de followers y su community manager es un habitual de las charlas y ponencias sobre social media y sus usos. Sin embargo, la Policía también ha publicado algunos tuits muy discutidos por sus seguidores y que han generado polémica.

El más popular fue uno en el que respondían a una pregunta de la revista Jot Down sobre cómo viajar con porros. Para sorpresa de sus followers, la Policía explicó en Twitter que era mejor llevarlos liados. Fueron titular en todas las cabeceras generalistas y tuvieron que acabar pidiendo disculpas.

Media Markt. La cadena de electrodomésticos tiene una cuenta en Twitter que busca ser cercana al público joven y que por tanto apuesta por una comunicación desenfadada, haciendo uso de la ironía y de los juegos de palabras. Claro que no siempre le sale bien: sus responsables ya han tenido que apagar algunos fuegos.

Uno de los primeros fue la 'guerra' abierta con el community manager de la Policía, cuanto respondieron a uno de sus tuits en abierto (poniendo un punto antes del reply para que todo el mundo pudiese leerlo) y - a su vez - el community manager de la Policía les respondió criticando que se metiese en la conversación. "¿Tan mala es tu empresa, tiendas y productos que tienes que hablar de nosotros?", publicaron.

También consiguieron muchos comentarios negativos con un tuit publicado el 12 de octubre, en el que señalaban que la Legión era algo digno del Medievo.

Aunque el tuit iba en la línea de lo que suelen publicar (y que conecta de entrada con su masa de followers), se convirtió rápidamente en material de escándalo. Al final pidieron perdón, asegurando que nunca habían buscado ofender a nadie.

Bankia. Quizás en un momento en el que tus consumidores tienen una opinión especialmente mala de tu marca, no es la hora más adecuada para hacer menciones al mundo del crimen organizado. El community manager de Bankia lo hizo y, aunque luego borró el tuit, el mensaje ya circulaba en el ciberespacio. A primera hora de una mañana preguntó a sus followers si El Padrino podía enseñar lecciones de liderazgo. "La página trata sobre motivación y liderazgo, pero entendemos y aceptamos la crítica", respondió a sus críticos.

PSOE. Los partidos políticos son uno de los organismos que deberían cuidar más su imagen de marca en las redes sociales. Posiblemente sea imposible controlar todo lo que pueden llegar a decir o hacer en social media sus responsables (especialmente porque los diferentes escalones de responsabilidad hacen que haya muchos cargos) pero sí pueden - y deben - controlar al milímetro lo que publican en sus perfiles corporativos. En el caso de este error del PSOE el impacto fue todavía mayor, ya que criticaba una decisión del propio partido.

Quizás se trataba de una opinión personal del community manager que tendría que haber salido por otros cauces (que fue lo que pensó todo el mundo), aunque el PSOE señaló que había sido obra de un hacker, lo que amplió el efecto viral de la metedura de pata y añadió un trending topic a la lista. Todo lo que había publicado era que "con una candidata podemos ir a peor. Y con el otro no vamos a ninguna parte", al hilo de las primarias del partido.

Partido Popular. Tampoco el PP está libre de errores en social media, porque su cuenta ha protagonizado unos cuantos errores de comunicación en Twitter en los últimos años. Ya sea porque su community manager se equivocaba de perfil o porque el mensaje a transmitir no quedaba muy claro. Uno de sus primeros errores, en 2011, fue borrado tras pedir disculpas. Alguien había publicado: "No estoy aquí para cubrirte las espaldas. #sonmisamigos después de darme una hostia en un bar". Obviamente no era un mensaje político.

Más recientemente, el PP consiguió viralizar un mensaje, probablemente a pesar de ellos. Uno de sus tuits, con los que querían reforzar una imagen positiva, contenía un error de cálculo.

Renfe. La compañía de transporte ferroviario se ha enfrentado en los últimos años ha varios problemas en internet, casi todos ligados a las críticas que despertaba su poco funcional página web. No hace mucho se han sumado a Twitter y sus community managers deben responder a dudas y momentos de crisis, que van desde huelgas hasta problemas mucho más graves. Fue lo que sucedió con el accidente de tren en Santiago, cuando la cuenta de Renfe se mantuvo en silencio y no reaccionó hasta muy tarde.

En situaciones menos graves también han protagonizado incidentes que han sido criticados por los internautas y recogidos por los medios de comunicación. Sucedió, por ejemplo, con el que podríamos llamar 'affaire putas verjas'. Un cliente criticó que no se recogiesen las verjas caídas y que obstaculizaban el tráfico ferroviario y Renfe contestó usando su mismo lenguaje. Posiblemente querían resultar graciosos y distendidos, pero el efecto fue más bien agresivo.

Red Bull. La firma de refrescos publicó un mensaje de pésame en su cuenta corporativa tras el fallecimiento de Álvaro Bultó.

Bultó había fallecido practicando wingly, una modalidad de paracaidismo extremo, así que el mensaje no caló muy bien entre sus seguidores. Red Bull tuvo que pedir disculpas y recordar que no lo había hecho con mala intención.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo