PuroMarketing

Cada vez más empresas utilizan las redes sociales pero más usuarios pasan de ellas

El fenómeno de las redes sociales ha transformado la manera en que las marcas se comunicaban con sus potenciales clientes y ahora ya todas saben que deben sumarse a la tendencia. Pocas son las empresas que se resisten a dejarse caer por Facebook, Twitter o incluso Instagram, y esta claro por qué.

Los social media proporcionan a las empresas una manera fácil y natural de dejar sus mensajes: incluso los anuncios se mimetizan apareciendo como una simple publicación más. Y son los propios consumidores los que se hacen fans voluntariamente de la página. Es tentador pensar, por lo tanto, que los usuarios reciben las noticias (o los anuncios) de las marcas como las de sus amigos. Pero... ¿ocurre realmente así?

Todo parece indicar que no, y que el uso masivo de las redes sociales también ha traido consigo un mayor discernimiento sobre lo que a uno le interesa y lo que no, lo que es publicidad y lo que no. Así, el compromiso del usuario con las marcas a las que sigue no ha hecho más que disminuir en los últimos años.

Un estudio de Forrester muestra ahora lo que ya todos intuiamos y refrenda otros tantos estudios parecidos: que las empresas usan cada vez más las redes sociales. De hecho, el 80% de las principales firmas a nivel global están presentes en las cinco redes sociales mayoritarias, y el número de seguidores sigue creciendo.

Lo interesante es que ese mismo estudio también concluye que mientras los seguidores aumentan, el número de interacciones disminuye. Y eso que nunca fueron altas.

Comparando el porcentaje de interacciones del pasado año con las del 2015, los resultados no son nada halagüeños. En Instagram, durante 2014, las publicaciones de una marca conseguían una media de 4'2% de interacciones por parte de los seguidores de dicha marca. Este año, el porcentaje casi se ha reducido a la mitad: 2'2%.

Lo mismo ha ocurrido con Pinterest, donde las interacciones han bajado del 0'1% al 0'04%. Solo se salva Facebook, donde la ratio de interacción subió de 0'07% al 0'2%.

En todo caso, parece claro que a mayor familiarización del usuario con las redes sociales, menor es la atención que prestan a los contenidos de las marcas. Una dinámica que ya debería sonarnos de la propia evolución de Internet, donde los anuncios que en un principio eran clickados, con mayor o menor interés, ahora son directamente ignorados. Es lo que se conoce como ceguera a banner.

Y parece que la ceguera a publicación en red social es igualmente una realidad, porque con un engagement por debajo del 1%, cuesta creer que la estrategia en redes sociales pueda resultar realmente eficaz.

¿Se puede contrarrestar esta tendencia negativa?

Si algo queda claro con estos datos es que no basta con estar presente en las redes sociales para tener un impacto real en los consumidores; si lo que uno quiere es engagement tendrá que aprender cómo ganarles.

Un reciente estudio de Newswhip daba algunas de las claves para conseguir el éxito en redes sociales que se resumían, básicamente, en crear una buena estrategia de contenidos: como en tantas otras cosas, no importa la cantidad, sino la calidad.