PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

En la lista de herramientas que casi son 'mágicas' en marketing se van sumando las diferentes soluciones y diferentes propuestas. Los marketeros van aprendiendo el poder de las novedades que llegan al mercado y de cómo las nuevas incorporaciones en su lista de soluciones y posibilidades se convierten en potenciales llaves para llegar a muchísimas personas. No hay más que pensar, por ejemplo, en cómo el big data se ha ido asentando en los últimos tiempos y cómo se ha convertido en una de esas piedras angulares de lo que importa en el mundo del marketing y de la estrategia. Su peso está llegando a cada vez más cosas y a cada vez más áreas.

Sin embargo, esta pasión por la novedades y esta visión de los elementos no deberían hacer perder de vista aquellas cuestiones clásicas en la estrategia de marketing y aquellas soluciones de siempre que no solo se han empleado ya durante mucho tiempo sino que además llevan mucho tiempo también dando resultados. A veces, ocurre. El brillo de las novedades y el potencial de aquellas cosas que están llegando al mercado y que se están vendiendo como la nueva solución mágica a los problemas de los marketeros ciegan a los responsables de estrategia, que olvidan el potencial de otras cuestiones y de otros elementos ya existentes.

Y eso es lo que ocurre con el boca a boca. Durante muchísimo tiempo, esta fue una de las maneras más eficientes que las empresas y las marcas tenían para capturar a nuevos consumidores. Sus propios clientes se encargaban de correr la voz sobre sus productos, sus características y sus ventajas y conseguían así que las compañías captasen a nuevos consumidores.

Ahora, sin embargo, el discurso sobre el marketing y sobre lo que se debe hacer para llegar a nuevos clientes está capitalizado por otras cuestiones y por otros elementos, lo que hace que el boca a boca se quede un tanto eclipsado.

De hecho, los estudios ya dejan claro que los responsables de marketing no lo ponen de forma muy destacada en sus estrategias de marketing.

Como señalan en MarketingWeek, los marketeros están ignorando el valor que aporta el boca a boca y de las referencias que los consumidores hacen. No es que no sepan de su valor, sino más bien que no están potenciando que ocurran.

Pocos trabajan en ello

De hecho, aunque un 41% de los marketeros cree que el boca a boca es una de las mejores maneras de lograr construir una cierta confianza entre consumidores y marcas, pocas son las empresas que tienen una estrategia en este sentido. Solo un 23% de las compañías cuenta con programas que potencien la referencia para la adquisición de consumidores, según datos de un estudio de la Data & Marketing Association.

No es el peor dato. Ese es posiblemente el que deja claro el desencuentro entre lo que hacen los consumidores y lo que hacen los marketeros y cómo en ello pierden oportunidades por no comprender el poder del marketing boca a boca. Un 37% de los consumidores reconoce que ha descubierto nuevos productos porque un amigo o un familiar se los ha recomendado.

Es una cantidad bastante notable, pero los marketeros están ignorando esta realidad. Solo un 21% de los especialistas en marketing considera que esta cuestión es importante. Por tanto, se puede concluir que aunque el marketing boca a boca sigue siendo lo que permite a los consumidores descubrir productos los marketeros se han olvidado de ello.

Y no solo eso: también falla el poder de lo que de verdad hace que se confíe en un producto. Un 20% de los marketeros cree que lo da confianza son las reviews y un 9% los influencers. Solo un 12% de los consumidores apunta hacia la reviews y solo un 3 hacia los influencers.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo