PuroMarketing

En numerosas ocasiones hemos hablado sobre el Product placement, una técnica publicitaria que no aparece como publicidad expresa y que sin mencionar directamente los productos, utiliza marcas, símbolos u otros rasgos distintivos para promocionar ciertos productos.

Esta fórmula se ha popularizado y proliferado sobre todo en la gran pantalla donde son ya infinitas las escenas de películas que ha recurrido a esta técnica para promocionar o anunciar determinados productos o marcas comerciales de una forma sutil y "poco intrusiva".

Compañías como Nike, Chevrolet o Ford, han sido algunas de las compañías más han recurrido al empleo de este tipo de técnicas como estrategia de marketing. Sin embargo, según se desprende de los datos de un reciente estudio realizado por Brandchannel, Apple sigue siendo el Rey del Product Placement ha pesar de que durante los últimos años ha disminuido el uso de este tipo de estrategias en un 50%, debido en parte a que tras su éxito, otras marcas han pretendido emular a Apple con productos similares expuestos ante la mirada del público y los espectadores de la gran pantalla. 

Los productos de la marca Apple aparecieron en más de un tercio de todas las películas número uno en la taquilla de EE.UU. entre los años 2001 y 2010, sólo es superado por Ford y muy por delante de otras marcas como Coca-Cola. 

Aun así y según el propio estudio, los productos de la compañía de Cupertino aparecieron en una de cada tres grandes estrenos durante el pasado año 2010, donde películas como Irona Man 2 se convirtieron en el mayor escaparate para las marcas, con un total de 64 productos promocionados. 

La larga lista de películas que incluyeron el Product Placement como estrategia publicitaria es casi infinita. El primer caso conocido de este tipo de Publicidad encubierta lo debemos a Steven Spielberg que en 1982 utilizó los Reese' Pieces de The Hershey Company en la película E.T.