PuroMarketing

Apple va a lanzar su propio servicio de televisión en streaming. La compañía ha estado protagonizando diferentes movimientos en el mercado de lo televisivo, como el lanzamiento hace unos años de Apple TV o el anuncio reciente de que sería el partner inaugural de HBO Now, pero ahora va a entrar en el juego con, por así decirlo, palabras mayores.

La firma se va a convertir en una más en la carrera por el vídeo online y el consumo de contenidos televisivos en la red. A diferencia de Amazon o Netflix, que apuestan por una especie de videoclub online en el que se puede acceder al video bajo demanda (y que enriquecen lo que sirven con contenidos de producción propia), Apple va a apostar por el otro modelo emergente en el que se están centrando algunos jugadores del mercado televisivo online.

Como ha podido saber The Wall Street Journal por fuentes cercanas, Apple está en negociaciones con los principales canales de televisión por cable estadounidenses para crear una plataforma que dé acceso online a 25 canales televisivos. Entre los canales incluirían los que suelen contar con más audiencias de la televisión estadounidense, como ABC, CBS, Fox, CBS, ESPN o FX (Apple está negociando con los gigantes del mercado, como Walt Disney, CBS Corp o 21st Century Fox). En la lista, sin embargo, no se incluirían los canales de NBCUniversal, otro de los grandes grupos televisivos estadounidenses, porque las dos compañías rompieron unas negociaciones previas para el lanzamiento de un producto televisivo online y eso los ha dejado en una situación no muy cómoda.

La filtración que ha conseguido el Journal no solo permite averiguar los planes y los contenidos con los que Apple dotará el servicio, sino que además permite conocer sus intenciones en lo que respecta a cómo y cuándo llegará al mercado. El servicio costará unos 30 a 40 dólares (al cambio unos 28 a 37 euros), que permitirán acceder desde internet a todos estos 25 canales de televisión. El precio medio de una suscripción a la televisión por cable en Estados Unidos (donde los canales que Apple ofrece son los más atractivos) cuesta una media de 64,41 dólares (según una estadística de la Federal Communications Commission sobre la industria del cable).

Los planes de Apple son además bastante inminentes. La compañía espera anunciar el servicio el próximo mes de junio y lanzarlo en el mes de septiembre. Llegando en septiembre, su televisión online estaría a punto para el lanzamiento de todas las nuevas temporadas y los estrenos de la temporada de series, el gran elemento de tirón de las televisiones estadounidenses.

Además, y como recuerdan en los medios estadounidenses, el lanzamiento no sería tan sorprendente. Al tiempo que la firma ha ido realizando diferentes lanzamientos más o menos relacionados con la industria de los contenidos televisivos ("Apple TV reinventará el modo en el que vemos la televisión y esto es solo el principio", aseguraba de hecho Tim Cook, el CEO de Apple, durante el anuncio del acuerdo con HBO), Apple ha sido bastante difusa en sus declaraciones sobre sus planes en esa área para que todo sea posible.

No es Apple TV

El servicio que prepara Apple - y que si se sigue el calendario que maneja el Journal llegará en junio - no será una nueva versión de Apple TV. Es otra cosa. La Apple TV es más bien como un periférico que permite ampliar el potencial de la televisión y acceder a contenidos, pero de una manera diferente. La nueva apuesta en televisión de Apple permitirá un acceso a contenidos y permitirá hacerlo online. De hecho eso es lo que realmente es: una manera de ver la televisión a través de internet, similar a lo que es Sling TV.

Sling TV fue una de las grandes estrellas del último CES. Los medios de tecnología estadounidenses, que lo probaron en cuanto fue anunciado, estaban como locos con el producto y muchos dieron por hecho que la plataforma se iba a convertir en el golpe final a la televisión en EEUU. Sling TV permite por 20 dólares (unos 17 euros) acceder a 10 cadenas de televisión generalistas y a la deseada ESPN (el canal de deportes) y todo se hace a través de la red.

El servicio que prepara Apple será similar, aunque un poco más caro y con más variedad de canales de televisión. Teniendo en cuenta que es Apple quien lo lanza, sin embargo, no tendrá una voluntad tan universal. Las filtraciones ya han dejado claro que solo funcionará en dispositivos iOS (Apple TV incluida), así que habrá que ser cliente de Apple para poder usarlo.

La batalla por los que dejan la televisión

El movimiento de Apple (y el de antes de Sling TV) es una manera de intentar hacerse con un mercado que está siendo cada vez más difícil de conquistar para las televisiones tradicionales (y posiblemente un nuevo golpe de gracia para esa industria). Las estadísticas demuestran que los millennials ven cada vez menos la televisión y que están cada vez más volcados en el consumo de contenidos online. Quieren ver la televisión en streaming, o al menos los contenidos que ofrecen esos canales, porque valoran el poder verlo en el momento que quieren y no cuando lo decide un programador.

Estados Unidos es la avanzadilla en esta situación y las estadísticas demuestran como los millennials están no solo abandonando la televisión sino sobre todo dejando la televisión de pago (que en EEUU es donde están las grandes audiencias y los canales de televisión con los programas más influyentes: Comcast tiene 22.376.000 suscriptores y Time Warner Cable 11.030.000 y solo son las dos con más consumidores de los 12 principales servicios de cable del país). Muchos de ellos ya ni siquiera cortan el cable, como suelen indicar los analistas, sino que nunca llegan de hecho a conectarlo. No se dan de alta ni siquiera una primera vez en estos servicios porque, además de ser caros (y son una generación con una situación económica precaria), no encajan con cómo quieren consumir contenidos.