PuroMarketing

El mercado europeo se posiciona por encima de la media de crecimiento global y muestra el creciente poderío de las plataformas VoD 
El tiempo que pasamos en Europa viendo contenidos en streaming crece de forma imparable

Una de las grandes tendencias que han marcado los últimos años ha sido el declive de la televisión lineal. Cada vez más personas acceden a contenidos bajo demanda y las plataformas de VoD están ocupando el ascendente cultural que tenía hasta ahora la televisión. Los grandes estrenos en series son ya en las grandes plataformas en streaming. No hay más que pensar, por ejemplo, en el tirón de Baby Yoda como producto de deseo y artefacto cultural y cómo y dónde ha llegado al mercado.

Durante los primeros meses de la pandemia, el consumo de contenidos en la televisión tradicional creció en los mercados europeos que estaban entrando en confinamiento. En España, por ejemplo, la tele registró máximos históricos de consumo, que no pudo monetizar por la caída de la publicidad y que tampoco fue un elemento que marcase una pausa en las tendencias generales de consumo. Fue un espejismo marcado por la necesidad de información de los ciudadanos.

Además, aunque crecía el tiempo que se pasaba viendo la televisión, también lo hacía el alta de nuevos usuarios y el entusiasmo por las plataformas VoD. Ellas fueron, de hecho, las grandes ganadoras de estos meses: su crecimiento en número de usuarios y en conexión con el público ha sido muy elevado.

Los últimos datos de los estudios de crecimiento y uso de estas plataformas así lo demuestran. El último estudio ha sido elaborado por Conviva, con un ámbito global y partiendo de los datos del tercer trimestre (que coincide con los meses de verano y que no fue el momento de pico de la pandemia).

Durante ese período, el visionado de streaming creció de forma notable. A nivel mundial, los espectadores pasaron un 57% más de tiempo viendo contenidos en streaming del que pasaban en el mismo período del año pasado. El hecho de que la crisis del coronavirus no haya terminado y que la gente esté más tiempo en sus casas ha impactado de forma favorable para las plataformas de streaming.

En algunos mercados el crecimiento fue incluso por encima de esos datos. Entre los que están por encima del mercado global, se encuentra el europeo, lo que podría decir mucho sobre lo que ocurre en España.

Aunque Oceanía fue el mercado que más creció en tiempos de consumo de streaming (+293%), Europa se posiciona en segunda posición. Los europeos pasaron un 121% más de tiempo consumiendo contenidos bajo demanda. Supera al 104% más de Sudamérica, el 51% de Norteamérica, el 39% de África o el 12% de Asia.

Lo que supone para los anunciantes

Estos datos suponen una realidad complicada para los gigantes de la tele, cierto, pero también para los anunciantes. Las plataformas más populares de VoD lo son libres de anuncios, por lo que las marcas no se pueden posicionar en ese entorno reciclando lo que hacían en la tele.

Aun así, algunas compañías y algunos servicios están intentando posicionarse en ese mercado. En España, por ejemplo, acaba de llegar Pluto TV, que ha inaugurado el mercado del streaming con anuncios y sin coste. La experiencia y la variedad de contenidos que ofrece esa plataforma están a años luz de la que ofrecen las grandes del VoD.

Para las marcas, también queda otra vía para entrar en este escenario. En lugar de pensar en la publicidad de siempre deben centrarse en otros formatos, como el product placement, o ser mucho más creativas en sus movimientos.