PuroMarketing

No cabe duda alguna de que el merchandising es un punto clave para dejar un recuerdo de marca, absolutamente fundamental a la hora de comunicar. Su razón de ser es crear imagen y recuerdo de marca, siendo también el motivo por el que las empresas continúan apostando por este recurso cuando de hacer marketing se trata.

De toda la vida, las marcas han ofrecido regalos promocionales personalizados, bien para lanzar productos nuevos, bien con ocasión de un evento, o incluso por tener un detalle con sus clientes, sin más.

Es por ello que, por ejemplo, las camisetas de Roly continúan apostando por esta forma promoción, ofreciendo camisetas personalizables, a un precio asequible y en colores que van desde lo discreto hasta lo más llamativo. Se trata de que todo tipo de marcas tengan cabida en sus diseños.

¿Estamos ante un tipo de publicidad blanca?

Por definición puede ser visto así, ya que este concepto va referido a la aparición de una marca en medios masivos, sin haber pagado por ello.

Más que una forma de publicidad, algunos expertos lo consideran como un tipo de relaciones públicas, y es que, si la empresa paga por realizar un producto, pero lo distribuye de forma gratuita entre sus clientes y estos los muestran en su vida cotidiana, efectivamente, se puede decir que sus propios clientes son sus relaciones públicas.

Una idea que puede casar perfectamente con la esencia propia del merchandising.

Hard Rock Cafe, una historia de merchandising por casualidad

Resulta más que curiosa la historia de Hard Rock Cafe dentro del mundo del merchandising, sobre todo por lo accidental del asunto. Hard Rock había patrocinado a un equipo de fútbol londinense, que llevaba una camiseta blanca con el logo de este local. Como el club no utilizó todas las prendas, devolvió las que le sobraron.

En la cadena se les ocurrió regalarlas a sus asiduos y así, de un día a otro, vieron a los clientes demandando camisetas con el logo del restaurante de moda. Tanta fue la popularidad alcanzada, que el negocio del merchandising pasó a representar el 40% del total de la facturación de los locales.

Cuando el merchandising mueve más que el resto del negocio

Tanto los futuros estudiantes de Universidad, como los Erasmus, tienen en las camisetas y sudaderas un recuerdo ideal de esa etapa. Y qué decir de las películas y series, que recurren a estas camisetas también para hacer promoción. Tal es la importancia que ha cobrado el merchandising en muchos casos, que no se trata de una parte más del negocio, sino que a menudo es la que más mueve en el sector.

¿Qué por qué tienen tanto éxito las camisetas con logos de marcas? Básicamente, porque son una forma sencilla de conseguir que los seguidores luzcan con orgullo la imagen de su marca favorita. Las posibilidades no tienen fin, ya que llegan tan lejos como pueda hacerlo la imaginación del fabricante.

Las cifras más altas conseguidas por las compañías

Según apunta un estudio, The Walt Disney Company es la que ha sabido explotar mejor a sus personajes. Tan solo a lo largo del año 2016, la compañía lograba facturar 56.600 millones de dólares solo con la venta de objetos de uso cotidiano customizado con los personajes de las películas y series de su factoría.

Aunque le queda lejos, tampoco están mal los datos conseguidos por Warner Bros Consumer Products, propietaria de la imagen de superhéroes de la talla de Batman o Superman, consiguiendo una facturación de 6.500 millones de dólares en concepto de merchandising ese mismo año.

Este dato es similar al conseguido por Universal Brand Development, conocida entre otras por sus películos de los Minions, que ha conseguido facturar mediante esta industria un total de 6.100 millones de dólares. Por su parte, Nickelodeon se apuntó un tanto de 5.500 millones de dólares, gracias al fenómeno de La Patrulla Canina, entre otros.

Conocedores de que ellos también pueden inflar sus cuentas, en Netflix han dado a conocer a sus competidores que ellos están dispuestos a batallar cuanto haga falta para conseguirlo.

¡Hora de elegir un producto que promocionar! ¿Por dónde empezamos?

Siempre se puede escoger entre gran cantidad de opciones. De modo que lo primero a tener en cuenta es que hay que evitar invertir en productos que puedan dejar entrever una mala calidad, ya que esto puede resultar de lo más perjudicial para la imagen de la empresa.

Lo mejor es encontrar artículos que resulten llamativos para el público objetivo, que escapen de lo común y además resulten útiles.

Algunas buenas opciones, junto con las camisetas, pueden ser maletas, gorras, sombrillas o vasos, ya que consiguen mezclar la durabilidad del objeto con la intención de marca.

Tanto la estrategia de promoción, como la búsqueda de la mercancía ideal, del proveedor y los restantes procesos necesarios en estos proyectos, suelen convertirse en un camino largo y algo fastidioso, afectando a la consecución de los objetivos planteados para la campaña.

No obstante, siempre es recomendable utilizar estas acciones, ya que nunca sabremos, si como les pasó a los de Hard Rock Cafe, lo que comienza siendo un detalle puede acabar reportándonos grandes ingresos, aunque de lo que sí estaremos seguros es que de cualquier forma beneficiará a la imagen de la empresa.