PuroMarketing

Ya estamos inmersos en la temporada de compras más importante del año. Los compradores abarrotan las tiendas y centros comerciales, y hemos presenciado 2 de las más importantes jornadas de compras.

Ha comenzado la cuenta atrás, que nos ha llevado a emprender una carrera en busca del regalo perfecto y, lo más importante, al mejor precio. Para ello contamos con un gran aliado, siempre a mano. Se trata de nuestro smartphone, una herramienta útil para buscar y comparar precios en todo momento, desde cualquier lugar.

Ello ha provocado el resurgimiento del showrooming, que denomina a la práctica de buscar en internet información y precios sobre aquél producto que nos interesa, cuando nos encontramos en la propia tienda. Pese a que los últimos estudios indicaban que los clientes preferían buscar online, para luego comprar en la tienda, parece que la tendencia se ha invertido en estas fechas tan señaladas, ante la necesidad de encontrar el mejor precio, esté donde esté.

Según los nuevos datos aportados por Tecmark, las navidades han propulsado el showrooming, elevándolo a cifras que duplican las registradas por los consumidores en 2012. El estudio indica que, este año, la mitad de los compradores practicará el showrooming, frente al 24% que pudimos apreciar hace 2 años.

El informe indica que este comportamiento se evidenciará en el 67% de la población, haciendo hincapié especialmente entre los consumidores menores de 35 años.

Este comportamiento contrasta con las últimas tendencias, que decantaban la balanza del lado del webrooming. Según indicaba GFK, solo el 28% de los usuarios de smartphone se considera showroomer; un porcentaje que ha descendido notablemente en los últimos 6 meses. Por su parte, el 41% de los consumidores admitió haber utilizado su smartphone para buscar información sobre aquellos productos que le interesaban, y posteriormente acercarse al establecimiento físico para comprarlos.

Todo sea dicho, el showrooming también se ha considerado una tendencia generacional. Siguiendo con GFK, los consumidores de la generación Z (de entre 18 y 24 años) se decantan ligeramente por el showrooming, aunque también es reseñable su predisposición al webrooming (39% vs 34%). En cambio, los Millennials lo tienen claro. De hecho, es el segmento de población que más apostaba por el webrooming.

En vista de las circunstancias, parece que las navidades han hecho prevalecer la necesidad de encontrar el producto adecuado, al precio más interesante, independientemente del canal utilizado para ello. Como nexo de unión, destaca que, en ambos casos, tanto el webrooming como el showrooming tienen los dispositivos móviles como principales protagonistas. Estos tienen un protagonismo cada día más importante dentro del proceso de compra, una tendencia que sí se mantendrá a lo largo del tiempo.