PuroMarketing

El comercio electrónico se ha convertido en una parte muy importante de los hábitos de consumo de los compradores. Puede que hace unos años, cuando estaba apareciendo y no estábamos acostumbrando a ello, lo que nos pareciese normal adquirir online fuesen ciertas cosas. Ahora, sin embargo, el ecommerce se ha integrado mucho más y la lista de potenciales productos para la compra que adquirimos en la red es muchísimo más amplia. Cada vez se compran más cosas y cada vez se adquieren muchos más productos y más diversos online.

Y, a pesar de ello, el comercio electrónico está muy lejos de llegar todavía a su tope. Aún queda mucho terreno por conquistar y mucho espacio por llenar con el ecommerce. Al final, si se compara con el total de lo que se compra cada día y de las ventas que realizan las compañías, el comercio electrónico no es más que una parte mínima de lo que se mueve en el mercado.

Los datos demuestran que cada vez son más los compradores que consumen online, pero a pesar de ello lo que compran en la red es todavía una parte reducida de todo lo que podrían adquirir y de todo lo que realmente consumen al año por lo que las previsiones de crecimiento para los próximos años será exponencial y algo "titánico".

Muchos compran, pero no compran tanto

El último de los estudios sobre quiénes compran y cuánto compran llega de Estados Unidos. Según los datos de Statista, el 70% de la población comprará online en 2018, lo que hará que el ecommerce aporte unos 474.000 millones de dólares al total del retail. La cifra es impresionante, pero es todavía una parte no tan grande de todo el dinero que mueve el retail durante el año.

Según los datos del mismo estudio, en 2017 el ecommere logró superar el ser el 10% de todas las compras que registra el retail. En esta medición entran todas las compras que hacen los consumidores, incluidas compras en supermercados, gasolineras, compras de coches y otros elementos de consumo que todavía siguen siendo comprando predominantemente en tiendas físicas. Si se eliminan estas categorías, el comercio electrónico sería el 20% de las compras del retail.

Los números muestran una tendencia al crecimiento y, sobre todo, un rápido crecimiento. En 2000 las ventas del comercio electrónico solo eran el 0,80% de todo lo que movía el retail. Pero, a pesar de ello, son todavía una parte reducida de lo que se compra. Muchos consumidores están comprando ya en la red algo, pero siguen comprando mucho menos online - al menos la mayoría - de lo que compran en tiendas físicas.

Una oportunidad de crecimiento

Y los datos deben leerse, por tanto, como una llave para encontrar una nueva oportunidad de crecimiento. Los números demuestran que, a pesar de que se pueda tener la sensación de que el comercio electrónico ha crecido mucho en los últimos tiempos y a pesar de que parezca que está ya por todas partes, quedan todavía muchos escenarios por conquistar y queda aún mucho terreno por cosechar.

Los diferentes jugadores del comercio electrónico pueden todavía, por tanto, crecer mucho más y asumir aún más mercado. Para el retail tradicional, estos datos también lanzan un aviso a navegantes. Puede que piensen que habían llegado ya al momento de crisis, que habían tocado fondo, pero lo cierto es que el cambio, la revolución del ecommerce, está todavía en proceso de desarrollo.