PuroMarketing

Los consumidores europeos, entre ellos especialmente los españoles, se encuentran preocupados sobre la privacidad que rodea a los datos personales que proporcionan en Internet. De hecho, uno de cada tres consumidores procedentes de este continente admite que aporta detalles falsos sobre sus datos personales en el entorno digital, bien cuando se registran en un nuevo servicio, bien cuando se le solicita información para acceder a un determinado contenido.

Son los resultados de una investigación llevada a cabo por la empresa de seguridad en la red Symantec, que detalla que la información falsa que proporcionan los usuarios en Internet está, fundamentalmente, asociada a su correo electrónico, número de teléfono o incluso al nombre que dan en el momento en que estos datos le son requeridos. Este comportamiento, justifican los encuestados, se debe a la preocupación que tienen por la seguridad que rodea a sus datos personales y a cómo las empresas utilizan esta información en el entorno online.

Por países, los ciudadanos alemanes son los que proporcionan más información falsa a las empresas. En concreto, estos reconocen en 36 de cada 100 casos entrevistados que en alguna ocasión han dado datos falsos personales en la red. A este conjunto de consumidores les siguen los españoles y los británicos, que en un 34% admiten haber proporcionado a las empresas datos falsos sobre su identidad real.

Con respecto al estrato de edad de los usuarios que dicen tener este comportamiento, el mismo difiere en función de los años que estos tengan. Así, la cifra es más elevada en los casos de los consumidores más jóvenes y disminuye cuando se ha entrevistado a usuarios de 65 o más años de edad.

Los españoles, los más preocupados por su seguridad

Esta encuesta se llevó a cabo entre más de 7.000 consumidores de toda Europa. De entre todos estos países, los compradores españoles fueron los que reconocieron sentirse más preocupados por la seguridad de su información personal el Internet. A estos le siguieron los alemanes. Preguntados por los sectores e instituciones que más respeto le suponían y que mayor confianza les aportaban, los encuestados apuntaron en bloque a las organizaciones médicas, pues estas obtuvieron un 68% de las respuestas afirmativas de los usuarios.

Con respecto a las funciones que los consumidores creen que cumplen los datos personales que se proporcionan a nivel online, para un tercio de los encuestados esta actividad se utiliza para mejorar la experiencia online del cliente. No obstante, el grueso de las respuestas -con un 70% de las mismas- consideraba que los datos personales se utilizan con ánimo de lucro, pues se venden a terceras empresas. Asimismo, el 74% de los encuestados negó estar de acuerdo con aquellas empresas que se dedicaban a hacer dinero a partir de la información personal ofrecida por los usuarios.

El reto de las empresas

En este sentido, los responsables de la investigación hicieron hincapié en los retos a los que se enfrentan las empresas a partir de los datos obtenidos en el informe. Así, el director senior de Symantec, Ilias Chantzos, señaló que "las empresas tienen que ser más transparentes con los clientes", de modo que deben trasladarles que los datos que estos les proporcionan se encuentran seguros. Asimismo, dijo que la seguridad de la información personal de los usuarios "debe integrarse en la cadena de valor de la empresa" así como considerar internamente este comportamiento "como un requisito a la hora de mantener a un cliente, no como un costo".

Sin embargo, desde la empresa de tecnología EMEA, su vicepresidente Darren Thmson, confirmó que el informe demuestra "que muchos consumidores de hoy están considerando que sus datos pueden valer la pena a los demás" por lo que instó a las empresas a "actuar ahora" para demostrar la seguridad de los datos personales que poseen lo que, a su vez, les permitirá hacer crecer su negocio "con datos precisos y a partir de una base de clientes leales".