PuroMarketing

Muchas de las nuevas tendencias no se irán cuando lo haga el virus

A las compañías no les ha quedado más remedio que ajustar su estrategia de marketing. Los consumidores han cambiado en los últimos meses por culpa del impacto de la crisis del coronavirus y han modificado sus patrones de consumo. Algunos de esos cambios fueron flor de un día y estuvieron muy marcados por la coyuntura (solo hay que pensar en el momento dorado de las ventas de papel higiénico). Otros han llegado para quedarse más allá de lo que dure la pandemia.

Algunas de las tendencias de cambio se quedarán más allá que la enfermedad. Cuando se recupere la normalidad post crisis sanitaria, volverán a hacerse visibles y a impactar en cómo se hacen negocios, se venden productos y se transmiten puntos de conexión con las marcas. Un análisis de Forbes apunta ciertas tendencias que han emergido con el coronavirus y sobrevivirán más allá de la pandemia.

No solo ecommerce: digital shopping

La pandemia ha acelerado el uso del comercio electrónico. Incluso demografías que se resistían al cambio y que no se sentían del todo cómodas con las compras online han acabado comprando, impulsadas por la necesidad de acceder a ciertos productos cuando todo estaba cerrado o por no querer exponerse más al virus.

Como apuntan en el análisis, lo que crecerá no será solo el ecommerce sino el digital shopping como ecosistema. Es decir, subirá el uso de servicios digitales y omnicanal, se mantendrá el crecimiento de los click-and-collect o tomará impulso el uso de redes sociales como plataformas de compra.

La crisis de la fidelidad de marca

Una de las cosas que la crisis ha hecho fue que los consumidores probasen marcas nuevas. Fue una cuestión de necesidad: con oferta reducida, comprabas lo que había. Ese boom de la prueba de nuevas marcas ha funcionado como una apertura de compuertas. Los consumidores seguirán siendo mucho menos fieles a las marcas y estas tendrán que esforzarse mucho más para reforzar sus relaciones con ellos y mantenerlos.

Sostenible pero higiénico

Podríamos decir que es la paradoja del plástico. Con la crisis volvieron los envases de usar y tirar y el uso de plástico para todo. Los consumidores querían que todo estuviese limpio e higiénico, que fuese seguro. Ahora, las compañías tendrán que encontrar cómo equilibrar esa preocupación con la sostenibilidad.

Tras la primera ola y la paranoia de la higiene, los consumidores están volviendo a preocuparse por el medioambiente, pero sin olvidar tampoco del todo su preocupación por la limpieza.

Marketing de ubicación

Usar la geolocalización para vender no es nuevo. Es un mantra que se lleva repitiendo durante años. Sin embargo, en el análisis apuntan que se podría convertir en mucho más importante. Primero, porque los consumidores están mudándose a zonas más rurales (o esa es la tendencia que empieza a verse en Estados Unidos). Segundo, porque está aumentando el consumo de productos locales (y esto es algo global).

La crib economy

El nuevo término emergente: los consumidores pasan mucho más tiempo en casa y consumen con eso mente. Muchas actividades que antes se hacían fuera de casa ahora se han mudado a los hogares. Esto implica cambios en los patrones de consumo y en la estrategia que se sigue para conectar con esos usuarios.