PuroMarketing

Facebook apuesta todo al metaverso como estrategia de futuro, pero no es la única compañía que está trabajando en ello 

En la lista de palabras de moda que se cuelan en todas partes aunque no todo el mundo tenga muy claro qué son exactamente, ahora mismo ocupa una posición destacada el metaverso. Como una de esas serpientes de verano noticiosas, el metaverso se ha colado en todos los medios tecnológicos y en todos los de empresas/economía, que están hablando de qué supone y cómo unas cuantas empresas destacadas se han lanzado a la carrera para capitalizarlo.

El término, metaverso, suena a una especie de elemento nebuloso, robado del universo de la ciencia ficción (y no será la primera cuestión que se impone en el mercado en los últimos años que parece sacada de la ciencia ficción). Como tampoco es tan raro, en la ciencia ficción se encuentran sus orígenes. La primera vez que se usó el término fue en una novela de los años 90, Snow Crash, de Neal Stephenson, aunque la popularizaría otra, Ready Player One, que sería llevada al cine. En el universo literario, el metaverso implicaba una suerte de realidad alternativa a la real.

En el mundo de las empresas, la idea se visualiza como una especie de nueva evolución de internet, como el cruce en el que el mundo real y el mundo digital van a concluir. La realidad virtual, la aumentada y las redes sociales serán una especie de pasarela a un entorno en el que todo es mucho más difuso.

Facebook se ha convertido en la cara más visible en el salto al metaverso, básicamente porque es una compañía muy grande e influyente y porque su máximo responsable, Mark Zuckerberg, ya ha hecho anuncios señalando que esperan convertirse en "una empresa de metaverso" a cinco años vista. "Puedes pensar en el metaverso como un internet incorporado donde en lugar de solo ver contenido, estás en él", ha definido Zuckerberg sobre qué es exactamente el metaverso.

"En los próximos años, espero que la gente transicione de vernos como una compañía de redes sociales de forma primaria a una empresa de metaverso", ha indicado el propio Zuckerberg en su última conferencia con inversores, como recoge el Financial Times. Lo ven, señala el diario económico, como el objetivo de construir "la nueva generación de internet".

Facebook se ha gastado ya miles de millones de dólares anuales en elementos vinculados al metaverso (por ejemplo, trabajando en realidad aumentada y virtual) y tiene a más de 10.000 trabajadores vinculados a proyectos de desarrollo en este terreno.

Horizon, su entorno de realidad virtual, será la joya de la corona, aunque, como deja claro el FT, todavía no queda muy claro cómo será el metaverso de Facebook. Lo que sí se sabe, porque Facebook ya lo ha dejado claro, es que ese metaverso será monetizado, con anuncios y compras.

No es solo Facebook

Los análisis del metaverso y qué supone para las empresas están dominados por Facebook, porque la compañía es la empresa de mayor tamaño y más reconocible en esta carrera, pero Facebook está lejos de ser la única en intentar hacerse con una posición en el metaverso o en mentarla como elemento clave para el futuro. Como recuerdan, de hecho, en eldiario.es, el Gobierno español ya menciona en la Estrategia Nacional España 2050 el "crecimiento del metaverso" como elemento que marcará el futuro económico.

Las empresas de juegos son la otra cara más visible del potencial del metaverso y de cómo se trabaja en esa dirección. Epic Games, la dueña de Fortnite, ha visto como su juego se convertía en un universo en el que las fronteras entre lo digital y lo físico se iban haciendo más difusas, tanto que cuando se empezó a hablar ya en 2020 de forma tentativa sobre el metaverso se apelaba a esta compañía.

Silicon Valley apostaba entonces por el metaverso como la nueva reinvención de internet y, como señalaba The Washington Post en ese momento, Fortnite parecía la empresa que iba a llegar la primera al cambio.

"Fortnite es un juego", aseguraba el CEO de Epic Games, Tim Sweeney, en unas declaraciones en 2019, que recuperaba el Post, "pero pregúntame esa pregunta de nuevo en doce meses". Lo cierto es que ni siquiera Fortnite era el único juego que se acercaba al metaverso. Animal Crossing, el entrañable juego que fue el gran rey del confinamiento, también era ya un ejemplo. Todos los eventos virtuales de la crisis del coronavirus estaban igualmente acelerando la migración hacia el metaverso.

Potencial para todas

Pero por supuesto no solo empresas de juegos y redes sociales han estado buscando cómo entrar en el metaverso. El potencial es para todas y los cambios afectarán a todo el mundo. Nvidia, la fabricante de chips, trabaja también en este entorno y está creando ya las primeras aplicaciones B2B. Y algunas compañías han empezado a operar en ese nuevo mundo: Sotheby's ya ha abierto una galería temporal en el metaverso. De hecho, toda la fiebre de los NFTs de hace unos meses se puede entender muy bien en este contexto del boom del metaverso.

Las posibilidades son muy amplias: "El metaverso no es una tienda de aplicaciones con un catálogo de títulos. En el metaverso, tú y tus amigos y tu apariencia y uso de cosméticos podéis ir de un lugar a otro y tener diferentes experiencias mientras os mantenéis conectados unos con otros", explica Sweeney.

Y, aunque hay voces que siguen siendo críticas y creen que todo este hype por el metaverso es más bien humo, cada vez son más los analistas que se lo están tomando en serio y alertando a las empresas sobre los retos que supondrá para el futuro. El cambio al metaverso será escalonado, pero el trabajo hay que empezar a hacerlo ahora.