PuroMarketing

En numerosas ocasiones hemos hablado sobre el Product placement, una técnica publicitaria que no aparece como publicidad expresa y que sin mencionar directamente los productos, utiliza marcas, símbolos u otros rasgos distintivos para promocionar ciertos productos.

Esta fórmula se ha popularizado y proliferado sobre todo en la gran pantalla donde son ya infinitas las escenas de películas que ha recurrido a esta técnica para promocionar o anunciar determinados productos o marcas comerciales de una forma sutil y "poco intrusiva".

La expansión del Product placement ha otros soportes más allá de las películas de cine como por ejemplo en series de televisión, video-juegos o video clips musicales ha llevado a acuñar una nueva denominación más global de este tipo de estrategias a la que algunos publicistas como Rubén Igielko-Herrlich, socio y fundador de Propaganda GEM, empresa especializada en la promoción de productos europeos en el cine de Hollywood, se refieren como "Global Entertainment Marketing".

Sin duda en un momento en el que el mercado de la publicidad tradicional se resiente de los efectos de la crisis económica o la escasa efectividad de determinados medios y soportes, las marcas y anunciantes siguen en la búsqueda incesable de nuevos formatos y modelos publicitarios efectivos que sobre todo sirvan para transmitir sus mensajes sin la necesidad de acciones agresivas dirigidas a los consumidores.

El propio Rubén Igielko en una reciente entrevista destacaba algunos factores importantes que están influyendo de forma directa sobre el crecimiento del Product placement donde sin duda, uno de los más importantes es el hecho de que "la gente no mira la televisión para ver publicidad!". Sólo en EE.UU más del 90% del público ya no ve los anuncios, no es espectador de la publicidad y por lo tanto ésta esta condenada a desaparecer, al menos bajo el formato actual.

Quizás pueda parecer una afirmación demasiado arriesgada pero es indudable de que la publicidad ha pasado a convertirse en un elemento fácilmente reconocible y tan evidente que los usuarios y consumidores lejos de prestarle atención han aprendido a ignorarla.

El Product placement sin embargo goza de ciertas características y ventajas frente a otros modelos y fórmulas publicitarias actuales como los propios anuncios de televisión ya que evita la intrusión desmedida, reiterante, e introduce sus elementos y mensajes con sutileza y de forma que estos sean fácilmente identificables además de alcanzar mayores índices y niveles de recuerdo entre los usuarios y consumidores.