Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Nielsen añade en EEUU a sus cifras de audiencia lo que ocurre en Hulu y en YouTube
La medición de audiencias de la tele empezará a tener en cuenta a YouTube y el VoD
442 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • Planifica, crea y ejecuta estrategias de Marketing profesionales. Hasta 40% Dto 100% bonificable
  • PuroMarketing

    Uno de los grandes cambios en las pautas de comportamiento de los consumidores de contenidos en los últimos tiempos es la migración de las audiencias. Hasta no hace mucho, la televisión era la pantalla que reinaba, con diferencia, a la hora de acceder a la información y al entretenimiento. Los espectadores se sentaban ante la gran pantalla y la empleaban para acceder a todo lo que necesitaban y esperaban. Se pasaban horas viendo series o películas y consumiendo esos contenidos y la tele se convertía en la fuente de acceso a la información que necesitaban saber en todo momento.

    Pero las cosas han cambiado en los últimos años. La aparición de internet y su rapidez ha hecho que la información aparezca mucho antes en el ciberespacio que en ningún otro lugar. Las redes sociales, como es el caso de Twitter, son el espacio en el que uno busca lo que está pasando en ese momento, al tiempo que los medios de comunicación online se han quedado con el informar en tiempo real (o al menos son los que los ciudadanos usan más para ello). Pero ese no ha sido el único cambio: la red también se ha llevado gran parte del entretenimiento y los consumidores recurren a ella para llenar su tiempo de ocio.

    Y eso es lo que ha tenido un impacto más brutal en la televisión y lo que ha cambiado de forma abrumadora la situación en los últimos tiempos: ahora recurrimos directamente a la red para ver los contenidos cuando queremos.

    Por ello, no sorprende descubrir que el cetro del poder en términos de contenidos está migrando desde la tele a las diferentes plataformas online, que empiezan a ser quienes lanzan los contenidos de moda o de los que todo el mundo parece estar hablando. Y, por ello también, no sorprenden algunos de los últimos movimientos en medición de audiencias. Internet empieza a ser tenido en cuenta para saber si un programa está triunfando o no.

    Medir también YouTube y Hulu

    Nielsen va a empezar a tener en cuenta a la hora de medir la cantidad de espectadores de un programa de televisión en Estados Unidos los espectadores que este acumula también en Hulu y en YouTube. Las dos plataformas permiten acceder en EEUU a programación de televisión bajo un pago (más bajo que el de la televisión por cable, la hasta ahora popular medida de acceso a los contenidos televisivos en el país) y tenerlos en cuenta es, como apuntan en The Wall Street Journal, el último paso que dan para modernizar su posicionamiento en estándares de medición. Nielsen ya tiene en cuenta paquetes de acceso a canales de televisión nacidos para la red, como Sling TV o PlayStation Vue.

    ¿Qué es lo que tendrá en cuenta? Aunque de entrada el anuncio parece una confirmación de que la industria está empezando a comprender cómo las cosas cambian (y sobre todo cómo la medición de audiencias tradicional no tiene ya mucho sentido), la incorporación de datos de Hulu y YouTube viene con condiciones. Solo se tendrán en cuenta los espectadores que ven los contenidos usando los paquetes de conexión de pago que funcionan como substitutos del cable. Y además tampoco valdrá cualquier emisión: la presencia de anuncios tendrá que ser igual que a la emisión que se ha hecho en televisión.

    A pesar de todo, el paso es bastante histórico en lo que a medición de audiencias se refiere, porque es la primera vez que se tienen en cuenta a este tipo de plataformas en las cifras de audiencia de la televisión y porque, además, permitirá seguir al espectador en todas las pantallas.

    Solucionar problemas, ¿crear otros nuevos?

    Esto es importante e interesante porque evita crear situaciones como, por ejemplo, la que ocurrió en España en los últimos tiempos con la serie El Ministerio del Tiempo. Las audiencias de la emisión tradicional de la serie son bajas, aunque sigan siendo superiores a la media de la cadena en la que se emiten. Sus espectadores se quejan de sus muy tardíos horarios de emisión (lo que ven como una suerte de maltrato), que lleva el prime time a horas intempestivas. Pero lo cierto es que la cuestión es mucho más compleja que eso, porque El Ministerio del Tiempo es una serie clave para comprender cómo están cambiando las audiencias. Los espectadores la están viendo, pero la están viendo de forma diferente. Es una serie de los tiempos de internet.

    El incorporar por tanto internet a la medición de audiencias permite tener mucho más cuál es la realidad y comprender mucho mejor a las audiencias en los tiempos modernos. Medir solo a la tele ya no tiene sentido.

    Pero ¿se deben sumar esos datos a la tele? Es decir, ¿no se estará creando una suerte de visión inflada de las audiencias metiendo todo en el mismo saco? Las audiencias deben tener en cuenta todos los espacios en los que los consumidores están viendo esos contenidos (y los anuncios que los acompañan) pero deben medirlo de un modo transparente. Tiene que quedar claro que en esas nuevas cifras no todo viene de la 'tele de siempre'.

    Comunicación empresarial, estrategia y dirección para los responsables de la comunicación de hoy
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar