PuroMarketing

Las pantallas inteligentes han acabado por imponerse y acaparar la atención de los usuarios. Estos ya dedican más tiempo a las pantallas móviles que a la televisión en Estados Unidos.

Así lo afirma el estudio realizado por Flurry, en colaboración con comScore, donde se muestra que el consumo de televisión se ha mantenido estable desde 2012, en torno a los 168 minutos diarios, mientras que la dedicación a los dispositivos móviles ha ido considerablemente en aumento, hasta llegar a superar a la televisión tradicional.

Los datos indican que, durante el tercer trimestre del presente año, los usuarios pasaron 177 minutos diarios con sus terminales inteligentes, frente a los 168 que permanecieron frente al televisor. Un crecimiento que ha sido paulatino en el último año. 2013 comenzó con 158 minutos al día, en el primer trimestre, para pasar a 162, a principios de 2014, el año de la superación de la televisión.

El estudio no determina cuál es el tiempo en el que los usuarios simultanean el uso de las 2 pantallas; un hábito cada vez más establecido y que ha demostrado ser un impulso para la televisión tradicional, y la efectividad de los anuncios.

En contra de lo que se pueda pensar, los usuarios no solo se acuerdan de su smartphone o tableta durante los anuncios televisivos, sino que los utilizan incluso más durante la emisión del programa. Según el estudio elaborado por Millward Brown Digital para Facebook, el 78% de los telespectadores utiliza su terminal inteligente durante la programación, un 7% más (71%) que aquellos que aprovechan los anuncios para su actividad multipantalla.

El hábito multipantalla se ha consolidado entre los usuarios, quienes no renuncian a sus dispositivos inteligentes mientras consumen contenido audiovisual. Un tiempo que aprovechan para mantenerse informados, participar en las redes sociales e incluso buscar activamente información para comprar y formalizar dichas compras.

No podemos olvidar que la innovación tecnológica permite a los usuarios disfrutar de contenido audiovisual desde sus terminales inteligentes. con lo cual, el porcentaje de usuarios que recurren a una variedad de dispositivos para consumir este tipo de contenido ha experimentado un notable aumento.

¿Qué impulsa a los usuarios a este hábito multipantalla y plenamente conectado de consumo audiovisual?

Según mostraba en noviembre el informe de Viacom, el motivo que lleva a los usuarios a demandar este contenido online es, principalmente, el no tener la oportunidad de haberlo visto en el momento de su emisión (30%), o el encontrarse fuera de casa (28%), el simple hecho de que todas las televisiones en el hogar estén ocupadas (22%), o bien, ante la ventaja de poder disfrutar de este contenido desde cualquier lugar de la casa, e incluso fuera de ella.

Otra de las ventajas es el hecho de poder consumir este contenido de forma más privada, que lo que supondría hacerlo desde la televisión del salón (15%). Todos estos beneficios se pueden resumir en un único concepto: flexibilidad, en sus múltiples interpretaciones.