PuroMarketing

Aun así, los datos están escorados en términos generacionales: la mayoría de los usuarios de esta red social son Z 
La mitad de los usuarios de TikTok ha comprado ya algo que vio en la red social

TikTok se ha convertido en el último elemento de moda en el mercado del social media marketing y, aunque en un primer momento se mantenían ciertas reticencias de qué supondría y si valía la pena prestarle atención, ahora pocas dudas quedan que es algo que va ir creciendo más y más. Las compañías están intentando comprender qué deben hacer las marcas, cómo deben ser los contenidos y cómo impacta en su estrategia de redes sociales.

Sin embargo, las marcas no deberían ver TikTok como una curiosidad o algo en lo que experimentar sin tomárselo del todo en serio, al menos viendo los datos del último estudio de Adweek-Morning Consult sobre la cuestión. TikTok no solo es una fuente de engagement o un escenario para lo viral. También lo empieza a ser para tomar decisiones de compra.

Las audiencias, concluyen en el análisis, son entusiastas y están absortas con esos contenidos. Tanto es así que prácticamente la mitad ya ha comprado algo por culpa de TikTok. Un 49% de los encuestados reconoce que ha comprado un producto o un servicio tras verlo en la red social. En esa cuenta entran tanto los contenidos como los anuncios y el contenido promocionado.

Por supuesto, por muy interesantes y relevantes que sean estos datos, también hay que tener muy claro que no se puede hacer una migración de estas cuentas como una suerte de espejo del total de la población. No todo el mundo está en TikTok y existe una fragmentación generacional. La red social sigue siendo territorio de la Generación Z y por eso es en ellos en quien se influye.

El reparto generacional

Así, el estudio señala que el 71% de los Z encuestados reconoce que tienen una cuenta en TikTok, algo que no necesariamente ocurre con los demás grupos generacionales.

El estudio hace una generalización del público adulto, que funciona como cajón de sastre para todas las generaciones. Solo el 30% de los adultos tiene una cuenta en TikTok, frente al 81% que la tiene en Facebook. Instagram también es muy popular para los Z, pero además lo es igualmente para los millennials. Un 88% de los Z y un 71% de los millennials tienen cuentas en esa red social.

Aun así, los efectos que estas redes sociales en las decisiones de compra de sus usuarios no son tan elevados en todos los casos como los que consigue Tiktok. Solo el 41% de los adultos reconoce haber comprado algo tras verlo en Facebook (60% en el caso de los millennials, 48% en los X y 27% en los baby boomers).

Las cuentas de Instagram son más abruptas en las diferencias generacionales. La mitad de los millennials y el 53% de los Z han comprado algo que han visto en Instagram, pero solo lo han hecho el 23% de los miembros de la Generación X y el 5% de los baby boomers.

Por tanto, sea como sea, los marketeros deben hacer un esfuerzo para comprender a sus audiencias, establecer dónde están en el ecosistema de las redes sociales y llegar hasta ellas. Y, sobre todo, no pueden perder de vista a las recién llegadas, especialmente si buscan el recambio generacional y llegar a los consumidores más jóvenes. TikTok ya ha dejado de ser una curiosidad. Debe ser una pieza más de la estrategia de marketing.