Artículo Branded Content

El rol del propósito de marca en la estrategia de marketing de contenidos

 El propósito de la marca no es solo un eslogan; debe estar integrado en el núcleo de la estrategia de contenidos de una marca y en toda la organización

Por Redacción - 5 Diciembre 2023

Si has seguido este espacio, ya hemos hablado anteriormente del papel que juegan las necesidades de las personas para construir una estrategia de marketing de contenidos eficaz y perdurable en el tiempo. Pero otra de las partes fundamentales para llevar a cabo una buena estrategia de contenidos es tener en cuenta el propósito y valor de marca. De hecho, es un elemento fundamental que debe integrarse desde el principio, buscando las sinergias que existen entre este y las necesidades de nuestros consumidores.

El propósito de marca (o por qué existimos como marca) proporciona un principio rector que va más allá de la mera obtención de beneficios y se centra en el impacto positivo que una empresa, negocio o marca busca tener en el mundo. Este es un valor inigualable del que se debe apoderar la estrategia de contenidos para acercarse a las personas, desde el punto diferenciador que aporta cada marca.

Un propósito de marca demostrable es la mejor manera de conectar con nuestra audiencia

Por otro lado, cabe destacar que el propósito de marca, vinculado generalmente a la visión, misión y valores de una empresa, favorece la conexión emocional con la audiencia. Hoy en día los consumidores buscan algo más que productos o servicios; buscan una conexión con marcas que se alineen con sus valores. Si incorporamos estos elementos al contenido, con historias y mensajes que reflejan el propósito de la marca, así como la necesidad de las personas, podemos generar una unión más fuerte y duradera con nuestro público objetivo.

Sin embargo, no sirve de nada hablar solo de nosotros mismos como marca. Necesitamos hacer que lo que queremos contar tenga un significado para las personas. Es decir, el propósito de marca debe ser más que un discurso, se debe apoyar en hechos tangibles, en acciones que la marca realice en pro de alcanzar ese propósito. De esta forma, las historias auténticas sobre el compromiso de la marca pueden crear conexiones emocionales con la audiencia, fomentando una sensación de autenticidad y confianza. Muchas veces olvidamos que nuestros contenidos pueden ser nuestro storydoing en sí mismo.

Otro beneficio de incorporar el propósito de marca en el contenido es que atraemos un público más afín. Es decir, involucramos a personas que se identifican con los valores de la marca. Este enfoque específico garantiza que el contenido resuene entre aquellos que tienen más probabilidades de convertirse en clientes potenciales y leales. Las marcas que realmente se preocupan por algo más allá de las ganancias tienen más probabilidades de fomentar la lealtad a largo plazo entre los clientes que comparten valores similares.

También debemos tomar en consideración que el propósito de marca se puede convertir en una propuesta de venta única, pues diferencia a la marca de sus competidores y proporciona a los consumidores una razón para elegir una marca sobre otra. ¡Y no solo esto! Un propósito de marca claro y auténtico, bien enfocado y comunicado en nuestro contenido va a ayudar a la reputación de nuestra marca.

El propósito de marca debe estar alineado con toda la compañía y toda su comunicación

Por último, debemos también valorar que el propósito de la marca no es solo para audiencias externas. Cuando los empleados comprenden y creen en el propósito de la marca es más probable que se sientan motivados, orgullosos y comprometidos con su trabajo. Por esto, incluirlo en las estrategias de comunicación interna garantiza que todos dentro de la organización estén alineados con la misión general.

También es muy importante que todos los departamentos de marketing y comunicación de las empresas estén alineados en la estrategia de contenidos. Trabajar en silos puede tener un impacto muy negativo en la comunicación de marca. La falta de colaboración entre diferentes áreas de una organización puede echar por tierra todo un propósito de marca, pues puede ocasionar incoherencias en los mensajes y dificultades a la hora de implementarlos en los diferentes canales.

En esencia, el propósito de la marca no es solo un eslogan; debe estar integrado en el núcleo de la estrategia de contenidos de una marca y en toda la organización, pues cuando se comunica de forma eficaz, contribuye a construir una marca que no solo tiene éxito en términos de ventas, sino también en tener un impacto positivo en la sociedad.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados