PuroMarketing

Instagram no es exactamente la gallina de los huevos de oro y los contenidos no están logrando ya esa respuesta tan brillante que las marcas valoraban

Instagram se ha convertido en la niña bonita de las redes sociales en los últimos tiempos. Las marcas se han lanzado a la conquista de esta red social ya que, como han ido apuntando en los últimos tiempos diferentes estudios, Instagram está despertando el interés de los consumidores y está logrando hacer que los contenidos que se publican en la red social sean realmente vistos por sus receptores. Hasta ahora las cifras de engagement de Instagram eran, además, muy elevadas y superaban a las demás redes sociales, lo que hacía que la red pareciese la apuesta perfecta. Permitía llegar a un target muy deseado, el de los millennials, haciéndolo con uno de esos contenidos que ofrecen resultados casi perfectos, las fotos, y logrando una respuesta de lo más positiva.

Pero las cosas están cambiando: Instagram no es exactamente la gallina de los huevos de oro y los contenidos no están logrando ya esa respuesta tan brillante que las marcas valoraban. El engagement en Instagram está cayendo. Las cifras de engagement con los contenidos que se publican en la red social ya habían caído anteriormente y el último estudio demuestra que la situación no se ha moderado. Instagram está viendo como su atractivo se está desinflando.

Según un estudio de Locowise, el engagement que despiertan los contenidos en Instagram ha caído de forma estrepitosa, tanto que lo ha hecho con cifras de dos números. El engagement que despiertan las actualizaciones en Instagram es del 1,36% de toda la audiencia por cada post. El número es un 22,73% inferior al cosechado durante el mes de septiembre.

Las cifras aún pueden ponerse más siniestras para los resultados de quienes lanzan contenidos en Instagram: si se amplía el foco los números aún son más negros. Entre abril y octubre, el engagement cayó en un 51,43%. ¿Qué quiere decir esto? Los usuarios están respondiendo cada vez menos a los contenidos que se publican en Instagram

La cuestión no es, sin embargo, que Instagram se haya quedado sin usuarios. De hecho, la red social ha visto como crecían los usuarios en los últimos tiempos. El crecimiento orgánico de la red social han sido de un 0,26% en octubre, un 4% más que en el mes precedente. Instagram sí está creciendo en usuarios, pero eso no está haciendo los contenidos más visibles. Sin embargo, para los usuarios es cada vez más difícil hacer crecer las masas de seguidores.

"El crecimiento orgánico lento parece haber llegado para quedarse", explican en las conclusiones del estudio. "Los buenos días, en realidad los días de unos meses atrás este año, en los que podían aumentar tu audiencia de forma orgánica en un 2% cada mes se han acabado", añaden.

El estudio demuestra que tener audiencias más amplias en Instagram de forma orgánica es cada vez más complicado, así como lograr que esos seguidores respondan a los mensajes. Instagram ha perdido fuelle en engagement.

La versión de pago

No es el único problema que las marcas tienen en Instagram. Las compañías no solo tendrán que enfrentarse a los problemas en lo que a engagement orgánico se refiere sino que además podrían enfrentarse al mismo problema (o uno muy parecido) en lo que engagement de pago toca: las marcas se están lanzando a anunciarse en Instagram pero los consumidores podrían estar a punto de huir en desbandada.

Hasta ahora los anuncios en Instagram han estado funcionando muy bien para las marcas, pero también es cierto que el entorno era limitado y el volumen de anuncios igualmente selecto. Instagram acaba de abrir la puerta al 'anúnciese quien quiera', lo que ha hecho que aumenten las marcas y los anunciantes que están apostando por esta vía.

Y aunque fuentes de la industria aseguran que no quieren acabar con la gallina de los huevos de oro, los consumidores ya han empezado a dar síntomas de cansancio. No solo se han producido ya quejas y comentarios por parte de los consumidores sobre los anuncios sino que además los usuarios están respondiendo cada vez con menos entusiasmo a las marcas en Instagram.