PuroMarketing

En las diferentes propuestas que aparecieron como alternativas a lo que ya existía en redes sociales y a lo que se veía como sus grandes problemas, se realizaron diferentes ajustes para intentar hacer que fuesen más positivas para sus usuarios. Habitualmente, esos ajustes tenían mucho que ver con la privacidad o con la cantidad de amigos con los que se podían interactuar. Path, un intento que se hizo muy popular (especialmente entre los modernos) antes de quedar eclipsado, limitaba la cantidad de amigos que se podían tener. No era una carrera por tener seguidores, decían, sino por interactuar con calidad. En todos estos movimientos, sin embargo, nadie se atrevió a 'cargarse' los medidores de popularidad. Nadie había eliminado por completo el like.

Es ahora, por el contrario, lo que pretende hacer Instagram. La red social que encumbró una vida de mentira que quedase bonita para cosechar me gusta quiere ahora terminar con ese medidor de éxito.

¿Quiere decir que va a eliminar los me gusta? No exactamente. Lo que Instagram va a eliminar es la cuenta final. En lugar de ver que a tantas personas le ha gustado un contenido, se verá que a tal, cual y otras muchas personas les ha gustado el contenido. El movimiento no es definitivo y no es global, pero puede indicar hacia dónde va el futuro.

Instagram anunciaba en su perfil en Twitter la decisión y presentaba las características del formato. "Hemos lanzado ahora mismo un test que esconde el número total de likes y de visionados de vídeo para algunas personas en los siguientes países: Australia, Brasil, Canadá, Italia, Irlanda, Japón, Nueva Zelanda", publicaban en un tuit. "Queremos que tus amigos se centren en tus vídeos y en las fotos que compartes, no en cuantos likes consiguen", añadían.

Los usuarios pueden saber cuántos me gusta han conseguido. Para hacerlo, únicamente deben hacer clic en la lista de personas que han dado me gusta. El gran cambio es que no solo hay que dar un paso extra para acceder a esa información, sino que además los amigos-seguidores no tendrán manera de acceder a ese dato. Ellos no verán cuántos me gusta totales tienen clicando en el listado.

Las primeras respuestas al tuit son variadas, dividiéndose entre quienes ven la medida de forma positiva y quienes creen que es o poco valiosa o irrelevante. En uno de esos primeros tuits de respuesta alguien menciona a los influencers y cómo se van a quedar sin trabajo, apunta con un gif sarcástico.

El impacto en los influencers

Y, por supuesto, ese comentarista más de Twitter no es el primero que ha pensado en los influencers ni el único. Eliminar los me gusta de la cuenta de resultados hace claramente que su posición se vuelva complicada. Para ellos, la moneda de cambio es, justamente, el cuántos likes logran.

Un medio australiano habló con influencers de ese mercado, uno de los que sirven para probar el cambio, y la respuesta es, como ellos dicen, compleja. Los influencers más populares ya sabían que el cambio se avecinaba, porque como una de ellas les contaba Instagram los había avisado previamente. Esa influencer cree que lo que la medida elimina algo que para ellos es importante y que resulta además desmotivador. Seguirá actualizando, pero mucho menos motivada.

Algunas agencias también creen que hará más complicado para las marcas saber qué respuesta y qué engagement logran los influencers. Otros creen que eliminar los likes simplemente limitará el mercado: para quien no tenga ya una posición clara en el mercado influencer asentarse resultará todavía más difícil. Otros, sin embargo, no ven tanto problema y, como recuerda una de las voces locales, ven que "los likes son una de las más insignificantes de todas las méricas".

Curiosamente, en la escena influencer de Nueva Zelanda, otro de los mercados de la prueba, quienes parecen más receptivos son los influencers establecidos (una le explica a Stuff que cree que el cambio es una decisión "sensata") y quienes menos las agencias de marketing digital. Como señala la influencer en cuestión, la medida hará que se centre el seguimiento del éxito en un "nivel más profundo de engagement". Y con el movimiento, señala otra influencer, desaparecerán la "positividad falsa y los falsos likes".