PuroMarketing

No solo queremos información, sino también la seguridad de lo conocido

La pandemia del coronavirus ha encerrado en sus casas a una parte muy importante de la población mundial, al tiempo que ha incrementado el consumo de información. El covid-19 y sus consecuencias dan miedo, por lo que los ciudadanos están siguiendo las noticias con más interés que nunca.

Además, necesitan llenar sus horas. Las previsiones de Omdia señalan que durante la crisis lo más probable es que se aumente en un 50% el consumo de contenido digital y que la industria del streaming crezca en un 12%. Pero ¿qué clase de contenidos están consumiendo durante estos días?

Uno de los contenidos que se da por sentado que los espectadores están viendo mientras están confinados en casa son las series y películas. Al fin y al cabo, el tirón de este tipo de contenidos para llenar las horas es muy poderoso, tanto que Netflix ha escuchado las peticiones de la Comisión Europea y ha bajado la calidad de su streaming para ayudar a evitar que se saturen las redes en el continente.

Los consumidores hacen maratones de temporadas de series o acceden a las películas que tenían en su lista de pendientes. Pero, además, también se abandonan a lo que se podría llamar un visionado de confort. Están volviendo a ver contenidos que ya habían visto en el pasado. Es el momento de volver a ver aquellas series que hacen que te sientas bien.

Es lo que se puede concluir de los datos de un estudio de Morning Consult, realizado sobre una muestra estadounidense. Según los datos de este estudio, estos días, 3 de cada 10 adultos asegura haber visionando contenidos que son viejos favoritos. Un 29% de los encuestados reconoce estar viendo películas y programas que ya había visto antes varias veces, lo que hace que esta se convierta en la categoría más popular de contenido.

Supera a las comedias (28%), los dramas (26%) y a aquellos contenidos que "hacen que me sienta nostálgico" (22%). Tras ellos se posicionan la animación (19%) y los contenidos que tienen a una pandemia como protagonista (16%).

Los datos de consumo de contenidos son más elevados entre los consumidores más jóvenes. Un 45% de los jóvenes de entre 18 y 29 años ha estado viendo comedias estos días y un 44% reposiciones de contenidos ya vistos.

Los datos pueden parecer sorprendentes, pero lo cierto es que encajan con muchos otros de los patrones de consumo durante esta crisis. Los ciudadanos buscan aquellas cosas que les harán sentirse más seguros y más cómodos. Es el valor de lo conocido.

Qué ocurre con la información

Más allá de los contenidos de entretenimiento, los ciudadanos están accediendo a la información y lo están haciendo de forma abrumadora. Como señalan desde Chartbeat, "las audiencias están conectando con los medios de un modo que no habíamos visto antes". Los medios también están produciendo contenido de forma masiva.

Las cuentas de Chartbeat apuntan a que ya existen 1,3 millones de artículos de noticias sobre el covid-19. Y, por supuesto, sigue subiendo. A medida que la enfermedad se expandía por Europa y llegaba a Estados Unidos, también iban aumentando la cantidad de artículos que se publicaban cada día sobre la pandemia. Los medios, por ejemplo, publicaron un 121% más de artículos el 18 de marzo que el 9 de marzo sobre el coronavirus.

Los medios no solo publicaban contenidos, sino que además las audiencias los consumían de forma masiva. En la semana del 16 de marzo, el 35% de todo el tiempo de engagement de las noticias estaba ya en artículos sobre el covid-19. Eran un tercio de todas las páginas vistas. Los visitantes pasaban además más tiempo en esas noticias. Su tiempo de permanencia es mayor que el de los demás artículos. Igualmente, también se disparó el tráfico procedente de búsquedas y redes sociales vinculado.

Para los medios, explican en el análisis, esta es una oportunidad para asentar su imagen de fuente de autoridad.