Artículo Publicidad online

La relevancia de los anuncios en video en YouTube sigue disminuyendo mientras Branded content, Patrocinios y colaboraciones se consolidan

Las marcas se enfrentan a un dilema crucial: adaptarse o perder la atención de su audiencia objetivo

Por Redacción - 22 Enero 2024

YouTube, la plataforma de videos más grande del mundo, enfrenta una creciente problemática relacionada con la efectividad de su publicidad. Los datos revelan un panorama preocupante: la relevancia de los anuncios en YouTube ha disminuido considerablemente. Ante este escenario, surge la necesidad de explorar a fondo el impacto de la publicidad en video y las razones detrás de la creciente aversión de los usuarios hacia ella.

Diferentes estudios ponen de manifiesto una realidad innegable: el 70% de los usuarios de YouTube optan por saltar los anuncios de seis segundos, una duración que, aunque breve, resulta intrusiva y percibida como una interrupción de la experiencia de visualización. Paralelamente, un abrumador 85% de los usuarios considera que los anuncios de video son molestos, según el mismo estudio.

La proliferación de bloqueadores de publicidad es otro indicador claro de la insatisfacción de los usuarios. En este sentido, el 73% de los usuarios de Internet recurre a estos bloqueadores, una herramienta que se ha convertido en un recurso esencial para evitar la avalancha de anuncios no deseados y donde Youtube ha encontrado uno de sus talones de Aquiles.

La situación se agrava al considerar que la velocidad vertiginosa con la que se consumen contenidos en video actualmente está desafiando la eficacia de los anuncios tradicionales de YouTube. Los anuncios de seis segundos, que solían ser la norma, son cada vez más ignorados por los usuarios, quienes demandan formatos más cortos, relevantes y atractivos.

Las marcas se enfrentan a un dilema crucial: adaptarse o perder la atención de su audiencia objetivo

La clave radica en la personalización y la no intrusión. Los anuncios de YouTube no solo deben evolucionar para alinearse con los hábitos de consumo de los usuarios, apostando por formatos que se adapten a sus preferencias. Es evidente que las interrupciones prolongadas son consideradas abusivas por los usuarios. La experiencia de visualización se ve afectada negativamente cuando las interrupciones superan los tres segundos, generando frustración y desconexión con el contenido. En este sentido, la sugerencia de limitar o eliminar las interrupciones de más de 3 segundos parece ser una respuesta razonable para mejorar la experiencia del usuario y, por ende, la efectividad de la publicidad.

Un aspecto crucial que las marcas no pueden pasar por alto es la resistencia de los usuarios a renunciar a los bloqueadores de publicidad, incluso frente a cambios en las políticas de YouTube. La medida de la plataforma de dificultar el uso de estos bloqueadores podría tener consecuencias contraproducentes, generando más frustración y animando a los usuarios a buscar alternativas más agresivas.

Resulta crucial que la publicidad en video evolucione y se adapte a las necesidades cambiantes de los usuarios o terminará muriendo por ser una simple barrera ignorada. La reticencia de los usuarios a renunciar a los bloqueadores de publicidad subraya la necesidad de una reforma profunda en la estrategia publicitaria de YouTube.

Youtube no es el malo entre los malos

A pesar de todo, es innegable que YouTube destaca como una plataforma de publicidad en video transparente y respetuosa con los usuarios. Proporciona opciones para que los usuarios elijan ver o no anuncios, permitiéndoles controlar la duración y frecuencia de los mismos. Hemos de entender que su publicidad forma parte del pilar de su modelo de negocio que hace posible que todo el mundo pueda acceder y usar su plataforma. Sin embargo, no podemos ocultar como la publicidad en video está impactando en las audiencias y usuarios.

No obstante, otras plataformas y medios donde se muestran anuncios y publicidad en video no siguen el mismo estándar de transparencia y respeto hacia los usuarios. Algunos medios de comunicación por ejemplo, recurren a tácticas cuestionables, como la imposibilidad de omitir anuncios, duraciones excesivas, repeticiones molestas o la presentación errónea de contenido publicitario.

Estas tácticas abusivas impactan negativamente la reputación de las marcas, ya que los usuarios pueden asociarlas con una experiencia molesta. Si las plataformas de publicidad en video no abordan estas problemáticas, es probable que los usuarios continúen recurriendo a bloqueadores de publicidad como medida defensiva. La industria debe evolucionar hacia prácticas más transparentes y respetuosas para garantizar una experiencia publicitaria positiva y sostenible.

Branded content, Patrocinios y colaboraciones

El panorama publicitario en YouTube está experimentando un cambio significativo, con el branded content y las colaboraciones con youtubers o influencers emergiendo como alternativas destacadas frente a los anuncios en video convencionales.

El branded content, los patrocinios y las colaboraciones están desplazando a los tradicionales anuncios en video de las marcas. Esta transición se justifica por diversas razones. En primer lugar, los usuarios encuentran este tipo de fórmulas menos intrusivo y molesto, gracias a su integración natural en el flujo del contenido. Además, la relevancia es un punto a favor, ya que los youtubers crean contenido alineado con los intereses de sus seguidores, haciendo que el branded content sea más resonante. En términos de engagement, el branded content demuestra ser más efectivo, con usuarios más propensos a interactuar activamente. De hecho, el 70% de los usuarios perciben el branded content como menos intrusivo y el 75% muestra mayor predisposición a recordar productos promocionados de esta manera.

Este cambio de preferencias augura un futuro donde el branded content y las colaboraciones con creadores de contenido sigan ganando terreno. Para las marcas interesadas en adoptar esta estrategia, es esencial asociarse con creadores relevantes, crear contenido auténtico y medir de manera efectiva los resultados de la campaña. Estas prácticas permitirán a las marcas capitalizar el poder del branded content y las colaboraciones con youtubers o influencers en un entorno publicitario en constante evolución.

El gran problema de YouTube radica en la creciente ineficacia de sus anuncios, que se traduce en la indiferencia y rechazo de los usuarios. Ante esta realidad, las marcas y la plataforma deben colaborar para innovar en formatos publicitarios que se alineen con las expectativas y preferencias de una audiencia cada vez más exigente y acostumbrada a la personalización en su experiencia de consumo de contenido en video. La clave para superar este desafío está en la adaptabilidad y la comprensión profunda de los cambios en el comportamiento del consumidor en la era digital.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados