PuroMarketing

La patente que adelanta cómo será el AdSense de Facebook

Facebook se ha convertido en los últimos años en uno de los grandes competidores del mercado publicitario. Las marcas destinan cada vez más esfuerzos a posicionar sus anuncios en la red social (especialmente ahora que el alcance orgánico de sus actualizaciones ha bajado) y la compañía ha ido ampliando progresivamente su cuota de mercado. El hecho de que Facebook sea uno de los principales destinos en dispositivos móviles le ha ayudado a convertirse en el competidor directo de Google en publicidad móvil y el crecimiento elevado de sus vídeos lleva a pensar que algún día lo será también en este nicho.

La compañía es un jugador, por tanto, poderoso en la publicidad online, aunque entre sus planes podría estar el de serlo todavía más. La red social ha ido tomando diferentes decisiones para posicionarse en ese terreno en los últimos meses, como el lanzamiento de Atlas, su plataforma para anunciantes que les permite conocer mejor a los consumidores (pueden emplear los datos de Facebook para segmentar anuncios). Y hace unas semanas se filtraba a la prensa estadounidense que Facebook estaba trabajando en su propio AdSense, lo que le permitiría vender publicidad online que se serviría en webs de terceros (aunque en vez de usar las identidades de Facebook para segmentarla, se quedaría con las cookies).

Pues bien: el AdSense de Facebook está cada vez más cerca. O al menos ha dejado de ser una filtración a un medio para convertirse en algo con pruebas mucho más tangibles. La compañía ha conseguido una patente que deja ver bastante bien lo que podría ser su servicio de publicidad online.

Permitiría marketing de contenidos

Lo que hace especialmente interesante, o "fascinante", como publican en Business Insider, a esta patente es que da las bases para construir una mega plataforma publicitaria. Lo de mega viene porque permitiría a los anunciantes comprar toda clase de anuncios. La herramienta permitiría servir anuncios en sites de terceros (los clásicos anuncios de display) pero también, y eso sí puede ser un golpe maestro, contenidos como artículos o vídeos.

En el punto de los contenidos, que es sin duda el más novedoso de la plataforma, tanto los anunciantes como los responsables de contenido podrán demandar u ofrecer desde vídeos, actualizaciones de Facebook, fotos, aplicaciones de juegos o noticias. Básicamente, Facebook conseguiría meter en su AdSense todos los puntos en los que el marketing de contenidos está incidiendo y hacer negocio en un terreno en el que Google no ha está aún haciéndolo con sus herramientas publicitarias. El sistema buscaría exactamente qué medio o soporte encaja con lo que están buscando los anunciantes y, si hay varios, permitiría crear un sistema de pujas para encontrar quién se lo lleva.

Además, y frente a las primeras filtraciones, todos estos contenidos publicitarios estarían segmentados usando los datos de Facebook. La compañía emplearía su social graph para poder servir a los anunciantes los perfiles exactos que buscan. Las marcas podrían cruzar su información con la de Facebook y segmentar basándose en esos datos cruzados a los consumidores.

Por el momento, sobre el potencial AdSense de Facebook no se sabe mucho más (aunque ya lo que se tiene es bastante interesante) que lo que se podía encontrar en la patente. Se desconoce por el momento cuándo Facebook pretende lanzarlo o qué hará con esto (hay que recordar que una patente no siempre significa que vaya a aparecer un producto, aunque en este caso sería poco inteligente por parte de Facebook no aprovecharlo). Los primeros expertos y analistas con los que ha hablado Business Insider ya apuntan que el movimiento tendría mucho sentido y que además sería algo enorme.

Facebook sería un jugador muy poderoso en este terreno, ya no solo por ofrecer algo muy demandado (marketing de contenidos) que pocos ofrecen de este modo sino también porque contaría con el respaldo de la información que tienen sobre los consumidores, lo que lo convertiría en una herramienta con unas capacidades de segmentado con las que pocos podrían competir.

El gran perjudicado en este movimiento sería además Google, que ahora reina en el terreno de la publicidad online sin en realidad un competidor que consiga alcanzar su fuerza. Facebook podría serlo.