PuroMarketing

El día ha llegado: el Mobileggedon, como algunos analistas han bautizado al último cambio de algoritmo de Google, ha comenzado ya. La compañía, de una forma que no es la habitual en estos casos, había puesto fecha a la modificación del algoritmo y había anunciado sus intenciones. La actualización se aplicaría el 21 de abril, esto es, ayer, y se centraría en premiar a los sites que han adaptado su web a los dispositivos móviles (el 50% de las búsquedas ya se realizan desde esos terminales, así que el móvil es cada vez más importante) y en castigar, haciendo que se despeñasen en los resultados de búsqueda, a aquellos que aún no se ajustado a esta nueva realidad.

La cuenta atrás estaba por tanto presente y, dado que la lista de tareas a cumplir era prácticamente pública (Google había dicho muchas cosas y uniendo de aquí y allá se podían establecer unas guías), se esperaba que muchas fueran las webs que se adaptasen a esta nueva realidad y que modificasen o ajustasen su diseño para estar preparadas para las nuevas exigencias de Google. El día ha llegado, los cambios se han impuesto y ha llegado el momento de ver lo que las marcas han hecho.

El punto de partida no era del todo optimista. Muchas webs se han ido adaptando en los últimos años a las exigencias de los dispositivos móviles, aunque no han sido pocas las que se han quedado como a la espera (o que han apostado por otros medios para llegar a los consumidores desde terminales móviles) y que no cumplen realmente con los requisitos de Google. Los datos en medios de comunicación o en webs de grandes empresas muestran realidades divergentes. No todo el mundo estaba preparado para el cambio.

En el día después a la actualización, es posible hacer balance de lo que se hizo partiendo de esa realidad y adaptándose a la nueva que impone Google. La propia Google ha aprovechado la jornada de cambios para publicar una actualización en su blog de búsquedas con unos cuantos datos sobre el mercado móvil y lo que han hecho las empresas. Para empezar ha recordado un estudio que señala que el 74% de los internautas volvería a entrar en un site que es mobile-friendly.

¿Qué efecto ha tenido la advertencia de Google? Según los datos del buscados, en los dos meses que han transcurrido desde que hicieron el anuncio de su inminente cambio han visto como el número de sites que están adaptados a los dispositivos móviles crecían un 4,7%. Las previsiones son, señalan, que la cifra crecerá aún más en los meses siguientes.

"Las buenas noticias es que no tiene que ser algo caro o que lleva mucho tiempo: puede ser tan sencillo como ajustar las características del sito o escoger un nuevo diseño que te guste", explica en el blog de Google Cody Kwok, ingeniero principal de software. "Incluso si optas por un completo rediseño, una web de un pequeño negocio con unas 10 o 20 páginas puede ser completada en más o menos un día", señala.

La actualización no tendrá un efecto de baneado. Es decir, Google no eliminará realmente de los resultados de búsqueda a quienes no se ajustan a los tamaños de los terminales móviles. El buscador los situará en páginas más avanzadas de la lista de resultados (lo que es, al final, una especie de condena: los consumidores no suelen pasar de los primeros resultados). Igualmente, los cambios, como explican en un post en su blog para webmasters, solo afectarán a los resultados en búsqueda móvil (pero, recordemos, según Google son un 50% de las búsquedas y según otros estudios más o menos el 60%) y no afectarán a sites completos sino que será un análisis hecho página a página.

Por otro lado, en esta ocasión no vale lo de pensar que como todos los cambios de algoritmo de Google afectan primero a los sites en inglés no hay que preocuparse aún por lo que pueda pasar a una web que está en otro idioma. Google ya ha dejado claro que esta actualización afecta a todos los idiomas.

Cómo se puede parchear la situación

No se puede decir que Google no haya avisado de lo que se venía encima pero aún así siguen existiendo ciertos trucos para poder mejorar la situación y conseguir que los resultados no sean tan nefastos como podrían ser. Como explica un experto en SEO, las compañías pueden parchear sus webs de forma rápida mejorando la lectura (y eliminando la necesidad de hacer zoom para poder leer), optimizando la adecuación del site a diferentes pantallas y colocando botones más grandes (una de las cosas que Google penaliza es el que los diferentes elementos estén demasiado juntos y que por tanto se acabe pinchando en elementos por error).

Además, el cambio en las exigencias de Google permitirá a las compañías reorientar sus posiciones y les recuerda que los consumidores están por encima de todas las cosas. Como señala un analista de Forrester, internet es un mundo complejo y completo, en el que hay muchas opciones, y en el que por tanto hay que ofrecer un buen servicio al consumidor. Y el consumidor es necesariamente mobile. Según sus datos, dos tercios de la población mundial usa smartphones. Pero aunque los consumidores están en estos terminales, las compañías no lo están tanto. La mayor parte de los sites corporativos, señalan, están diseñados para PC y con el escritorio como destino en mente.