Director de Aklamio España
PuroMarketing

Se estima que recibimos una media de 3.000 impactos publicitarios al día, ya sea a través de medios convencionales, es decir, publicidad en televisión, radio, medios escritos y digitales o exterior o, de manera más indirecta, a través de otros formatos más sutiles como escaparates, lineales de tiendas o los propios objetos que adquirimos.

Llegados a este punto, la pregunta que se hacen los profesionales del marketing es clara, ¿cómo destacar entre tal cantidad de impactos? Algunas empresas recurren a la creatividad en sus campañas, otras apelan al humor o a la sensibilidad del consumidor, pero lo que todas tienen en común es que necesitan destinar una gran cantidad de recursos y presupuesto para conseguir que su mensaje llegue y destaque sobre el resto.

Y una vez conseguido esto, la siguiente pregunta es, ¿qué retorno obtendré de esta gran inversión? Lamentablemente, este es otro gran escollo al que se enfrentan los profesionales del marketing, ya que resulta muy complicado cuantificar una campaña si ni siquiera sabemos cuánta gente la ha visto realmente.

Por estos dos motivos, y otros que veremos a continuación, cada vez son más las empresas que incluyen otras formas de conectar con el cliente dentro de sus estrategias de marketing global.

Nuevas herramientas en un mundo digital

Internet y las redes sociales han cambiado la manera en la que nos comunicamos hoy en día. Nos han permitido llegar a más gente y de manera más directa, lo cual resulta paradójico, ya que nunca hemos sido capaces de hacer llegar nuestro mensaje a tantos consumidores, de una forma tan personalizada. Y es aquí donde herramientas como el marketing de recomendación se vuelven invencibles frente a la publicidad convencional.

Empresas como Airbnb o Dropbox son claros ejemplos de la importancia que las recomendaciones poseen a la hora de hacer crecer un negocio digital. Desde sus inicios, ambas empresas convirtieron a sus usuarios en embajadores de marca, con muy buenos resultados.

Otras empresas nacidas en el siglo pasado, es decir, en un mundo más analógico, como Vodafone o E.On, han sabido ver las oportunidades que el marketing de recomendación ofrece para captar clientes y aumentar cuota de mercado. Hoy por hoy, el marketing de recomendación supone un canal de adquisición extra para las compañías, incrementando sus volúmenes de venta y reduciendo sus costes en captación.

¿Cuáles son esas ventajas? Podríamos resumirlas en cinco: relación más personal, aumento del feedback, segmentación, menor coste y mayor medición.

Personalización

El marketing de recomendación no tiene competencia cuando se trata de hacer sentir especial al cliente. Gracias a él, las empresas son capaces de entablar un diálogo permanente con sus usuarios y premian su fidelidad a través del intercambio recomendación-recompensa, con el propósito de convertirlos en los más efectivos embajadores de sus productos y servicios.

Feedback

Con el marketing de recomendación, empresa y usuario están conectados de una forma más directa, con lo que la exposición de dudas o la resolución de problemas se agiliza notablemente. Además, aumenta el vínculo del usuario con la empresa porque este se siente escuchado y atendido en todo momento.

El poder de la segmentación

Hacer llegar un mensaje interesante a la persona que nos va a aportar más rentabilidad, ese es el reto y la magia de la segmentación. La tecnología actual lo permite y el marketing de recomendación es un canal idóneo para conseguirlo. Si encontramos el equilibrio perfecto entre intereses y rentabilidad, el éxito de nuestra campaña está asegurado.

Menor inversión

El coste de implementar un plan de recomendación es muy inferior al de otros canales de captación. Además, a diferencia de la publicidad convencional, la empresa paga solo por las ventas que se ejecutan. Si el coste de captar un cliente a través de Adwords puede rondar los 400 o 500 euros, en el caso del referral marketing varía entre 50 o 100 euros, en función del importe de la recompensa.

Todo es medible

El marketing digital es mucho más fácil de medir que la publicidad convencional. Esto hace que en las campañas de marketing de recomendación sea mucho más fácil cuantificar los retornos, porque sabes quién te ha visto, cuándo, desde dónde y cómo te ha visto. Y esto te permite no solo saber exactamente tu conversión, sino rectificar en tiempo real y adaptar tu estrategia a las necesidades de tu público en cada momento.

Personalización, feedback, segmentación, coste y métricas. Estas son las ventajas que están permitiendo al marketing de recomendación convertirse en una herramienta de captación de clientes eficaz y asequible. Con una trayectoria que, en los países anglosajones ya está consolidada y, en España, está llegando con fuerza.