Profesional con mas de 25 años de experiencia en comunicación y marketing.
PuroMarketing

Las clásicas agencias de comunicación y marketing, en inglés PR agency, están sufriendo una transformación total, poniéndose en cuestión su viabilidad futura. En un mundo que maximiza día a día su digitalización y donde las relaciones públicas cada vez más son gestionadas desde el individuo o marca, que se siente capaz con las nuevas herramientas de social media, de sacar adelante el complejo proceso de branding,

El universo offline que vamos dejando atrás era el terreno perfecto donde las PR gobernaban con poder unas relaciones de intermediación complejas, en manos de expertos de la comunicación corporativa, agentes de publicidad o especialistas en marketing, ofreciendo a las pequeñas y grandes marcas, un posicionamiento de marca que las diferenciara de su sector, liderazgo y por lo tanto un éxito empresarial.

Los grandes dossier en papel, clipping de prensa, eran la prueba irrefutable de su buen hacer, la conversión necesaria que esperaba el cliente, donde el espacio ganado en los grandes medios de papel, otorgaba a la marca: prestigio, seriedad, confianza y liderazgo. La migración o transformación del mundo offine que ineludiblemente se apaga, en manos de un mundo que se escribe con ceros y unos, no solo llegó en forma de crisis en poderosas rotativas de los grandes medios impresos, sino también para sus intermediarios: las agencias, que de repente se quedaron sin su principal "carta de presentación".

Siglo XXI, de forma acelerada y con grandes reticencias y desaciertos al principio, ¿gratis, de pago?, estas grandes "rotativas" han aprendido a ser y estar de forma preeminente en Internet, a migrar del papel al online. Potentes portales de Internet, donde además han surgido miles de competidores y algunos de gran calidad, en forma de blogueros, webs de noticias y en general la masiva presencia en redes sociales, donde cada individuo puede convertirse de la noche al día en su propia agencia de noticias.

¿Para que necesito una agencia si yo mismo puedo contactar, sin intermediarios, con mi posible cliente? Sobre esta y otras preguntas han pivotado las respuestas, que desde hace unos años, están ofreciendo las renovadas agencias a clientes más exigentes, a marcas que ahora navegan en una red, que se actualiza, se transforma con nuevas reglas, en cada update. Así surgieron los community manager o los big data officer, nuevos oficios que deben trabajar de la mano del experto en comunicación o marketing para ofrecer una solución integral al futuro cliente. En este camino, muchos empresarios urgidos por la última moda y la presión del entorno, se lanzan a la desesperada a implementar, por ejemplo, el ansiado social media, como el pivote central de su no analizada estrategia comunicativa de su empresa. No importa si su potencial cliente puede verle en Twitter o Facebook, pero le han dicho "que hay que estar". De la misma forma que había que estar en Internet y se invirtieron miles y miles de euros en webs que finalmente no han servido para la necesaria conversión que la marca necesita, porque al final del viaje, todos llegaron a la misma conclusión ¿esto es rentable?

Por lo tanto, si las agencias de medios, agencias de comunicación y marketing quieren sobrevivir, deberán convertirse en grandes consultoras, en soluciones estratégicas para los clientes, sin aplicar soluciones estándar, sino ofrecer salidas imaginativas y por supuesto rentables.