PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

El gran escándalo de finales del mes de noviembre en lo que a televisión se refiere estuvo protagonizado por uno de los programas estrella de Telecinco. Gran Hermano se vio arrastrado por un escándalo en diferido: en 2017, una de sus concursantes fue víctima, supuestamente, de acoso sexual (lo que ocurrió está siendo ahora analizado en un proceso judicial). El programa, a pesar de tener un equipo siguiendo en directo lo que ocurría, no intervino hasta el día siguiente y no respondió de la mejor forma posible ante lo que había ocurrido.

La historia ha protagonizado varias noticias desde entonces, pero fueron las que aparecieron en las últimas semanas de noviembre las que lograron una mayor movilización entre los espectadores. En Twitter, una petición vía hashtag (que se convirtió en trending topic varios días) pidió a las marcas que dejasen de anunciarse en las pausas publicitarias de la presente edición del programa.

Poco a poco se fueron sumando empresas, respondiendo a las demandas de los consumidores. Gran Hermano no llegó a emitirse sin pausas publicitarias - como le había pasado hace unos años a La Noria - pero sí tuvo que rellenar. A las marcas que se habían mantenido sumó autopromociones para dar una sensación de normalidad. Las cifras de publicidad siguieron desplomándose con el paso de los días. El uno de diciembre la gala tuvo 50 anunciantes, pero una semana después ya solo logró 15.

Algunas estimaciones han apuntado ya la franja de dinero que Mediaset, la dueña de la cadena, ha dejado de ingresar por esas galas con menos anuncios que ha emitido desde la gran crisis publicitaria de noviembre Con las 40 empresas que habían dejado de anunciarse, Mediaset habría dejado de ingresar en cada gala unos 400.000 euros. Si se ampliaban las cuentas al total del apagón (no solo las galas, sino también los programas derivados vinculados al concepto), las estimaciones señalaban que las pérdidas se iban ya al 1,2 millón de euros.

Gran Hermano se cae

Y, aunque las cifras de audiencia no se habían ido con los anunciantes, Mediaset ha terminado tomando cartas en el asunto. La espantada de anunciantes ha tocado al programa: Telecinco acaba de cancelar Gran Hermano. No lo ha hecho con el programa en antena ahora mismo, pero sí con la siguiente edición prevista. GH: Dúo iba a llegar en febrero, dando continuidad a un formato que les ha garantizado posicionarse como líderes de audiencia.

Ahora, cambiarán de contenidos. En febrero estrenarán otro de sus realities más populares, con una nueva edición de Supervivientes. La Vanguardia fue el primer medio que adelantó que esta iba a ser la decisión de Telecinco, pero como señalan ahora en El País el canal no se ha pronunciado de forma oficial. Fuentes cercanas apuntan a este último medio que no quieren tener un conflicto de programación con este cambio de realities y las emisiones de fútbol que tienen previstas para el año que viene (la Eurocopa y la Copa del Rey). Los medios sí han dado cuenta de que la productora que habitualmente gestiona el programa ha recibido luz roja.

La decisión es, sin embargo, histórica. Gran Hermano es uno de los grandes motores de audiencia de la cadena y uno de sus programas estrella, que ha lanzado año tras año con una periodicidad estable. Aunque en otros países el formato ha acabado quemándose, en España a Telecinco le seguía funcionando para conectar con las audiencias.

Como señalan en El Confidencial, Telecinco no solo ha echado el cierre al programa por la crisis publicitaria que vive la emisión que tiene ahora en antena, sino también por el pico de mala reputación que le está suponiendo la crisis.

Fundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo