PuroMarketing

Si hace no muchos años alguien hubiese preguntado a un analista o a un experto en internet sobre los podcasts y su peso en la red, es probable que hubiese recibido una respuesta poco alentadora. Aunque los podcasts habían sido uno de los primeros métodos de producir y servir contenidos que se habían lanzado online, lo cierto era que no habían tenido éxito.

Por un lado, los métodos de grabación y las herramientas de edición de sonido no eran especialmente refinadas. Generar contenidos con una cierta calidad en lo que a sonido se refería no era muy fácil. El sonido era, por defecto y a menos que se tuviesen recursos, no muy bueno. Por otro lado, la transmisión de ese sonido no era tampoco simple. No se trataba solo de que fuese complejo subir el contenido sonoro a la red, sino que además los receptores del mismo no tenían conexiones de calidad para escucharlo online o descargarlo y escucharlo.

Esto había hecho que el podcast se asociase a una cierta idea. Tras ese primer intento y ese primer fracaso, el podcast parecía un formato que no tenía cabida en la red y que no encajaba con lo que los internautas esperaban. Y, sin embargo, en los últimos tiempos las cosas cambiaron. El podcast, ese formato de contenido por el que pocos apostaban, se ha convertido en algo emergente y en un formato con cada vez más público y por el que las empresas están mostrando cada vez más interés.

Los problemas que en su primer intento de conquista del mercado lastraron su actividad ya no le afectan. Subir sonido es cada vez más fácil, como también lo es el descargarlo. El boom de los dispositivos móviles y de las conexiones de calidad a internet móvil también han hecho que los usuarios accedan más a este tipo de contenidos y que lo hagan en movilidad. El pico de interés que lograron algunos podcasts, como la serie Serial hace unos años, con su éxito de audiencias, consiguió además que el podcast volviese al centro de las conversaciones.

Y, ahora, el podcast está en un momento de boom, está creciendo más que nunca y está logrando mucho más interés del que lograba en el pasado.

El 26% de los ciudadanos los escucha todas las semanas

De hecho, las cifras de acceso a estos contenidos son cada vez más claras y muestran más esta tendencia. Puede que solo el 6% de los ciudadanos sean 'ávidos fans de podcasts', como apuntan en MarketingProfs partiendo de datos de una infografía de Music Oomph, pero los datos genéricos de quienes escuchan podcasts (sin entusiamo abrumador) son muy elevados.

Cerca de la mitad de los ciudadanos estadounidenses (el mercado que toma el estudio como muestra y el que está encabezando el despegue del podcast) ha escuchado un podcast. Algo más de una cuarta parte de la población (y es importante dejar claro que es la población total y no solo los internautas) escucha podcasts al menos una vez cada mes (26%). Un 17% escucha podcasts todas las semanas. Un 64% es familiar con el término y con su significado, demostrando que saben qué es un podcast y que no les parece una cosa ajena o extraña.

Además, el éxito de los podcasts es especialmente salientable en aquellos nichos de mercado a los que los responsables de las marcas y de las empresas quieren llegar de forma más clara. Los podcasts tienen su mayor penetración entre los millennials, tanto viejos como jóvenes. Un 28% de los ciudadanos de 25 a 34 años y un 21% de los de 25 a 44 escucha podcasts, haciéndolo también el 18% de los de 18 a 24. Estos datos son especialmente destacados si se tiene en cuenta que estos nichos de audiencia son quienes habitualmente perdía la radio tradicional.

Qué escuchamos

El perfil del oyente no solo se puede perfilar en términos de edad, sino también partiendo de los temas que más les interesan. Los cinco grandes nichos temáticos que mejor funcionan en el mercado de los podcasts son los de sociedad y cultura, negocios, comedia, noticias y política y salud.

La mayoría de estos contenidos se escuchan empleando el smartphone y muy posiblemente en casa. Un 49% de las escuchas se hacen en casa, un 22% mientras se conduce, un 11% mientras se está en el trabajo, un 4% en el transporte público, un 4% haciendo ejercicio, un 3% mientras se camina y un 7% en otras situaciones.

Un mercado con ingresos

La demografía de los podcasts también establece otras cuestiones. Los oyentes suelen tener un nivel más alto de educación y suelen ser más proclives a tener elevados ingresos. Los oyentes de podcast es un 45% más probable que tengan un título universitario, un 56% que estén a nivel máster y un 68% más probable que sean postgraduados.

A eso se suma que es también muy probable que tengan ingresos anuales altos. Es un 32% más probable que ganen más de 75.000 dólares al año, un 37% más que suban de los 100.000 y un 45% más que suban de los 250.000.

La publicidad funciona

Quienes escuchan podcasts suelen estar también más inclinados a seguir a las marcas en redes sociales y reciben de buen grado la publicidad en este entorno. Un 69% reconoce que los anuncios en un podcast le hicieron descubrir nuevos productos y nuevos servicios. En este momento, la manera más habitual de servir publicidad en los podcasts es la de integrarla con el audio. El 58% del inventario publicitario de los podcasts está formado por anuncios integrados durante la emisión.

En Estados Unidos se espera que los podcasts muevan 402 millones de dólares este año y 659 millones en 2020, un crecimiento notable en solo dos años. En 2015, solo aportaban 69 millones de dólares.