PuroMarketing

En Reino Unido, los usuarios ya consumen más prensa online que medios impresos. Aunque nos cueste asumirlo, la prensa escrita, tal como la conocemos ahora, tiene los días contados.

Atendiendo a las conclusiones del informe de Ofcom, el 41% de los británicos ya accede a internet para mantenerse informado de loa actualidad diaria. Un porcentaje que supera al de los usuarios que todavía se consideran adeptos a la lectura del periódico (40%).

Este aumento de la demanda de información a través de internet se debe especialmente al crecimiento de los dispositivos móviles, tanto smartphones como tabletas, quienes utilizan habitualmente estos dispositivos para acceder a la información diaria.

Los datos reflejan una mayor predisposición por parte de los jóvenes a consumir noticias a través de sus dispositivos inteligentes. Concretamente, los jóvenes de entre 16 y 24 años son 10 veces más propensos a este hábito que los mayores de 55 años, en el caso de los smartphones (40% vs 4%); así como el doble, si nos centramos en las tabletas (15% vs 7%). Decididamente, las nuevas generaciones no serán grandes consumidores de prensa escrita, sino abanderados de la información digital.

En cuanto a la clasificación por género, el estudio de Ofcom muestra que las mujeres consumen más información que los hombres a través de la televisión (78% vs 73%). Asimismo, los varones son ligeramente más propensos a consultar la actualidad online (44% vs 39%), así como a leer el periódico (43% vs 37%).

De otra parte, mientras que la televisión continúa siendo el medio rey, contando con el apoyo del 75% de la población en Reino Unido, internet fue el medio cuya tasa de adopción más creció en el último año, pasando el 32% al 41% actual.

Definitivamente, la prensa escrita, tal como comentábamos hace pocos meses, está herida de muerte. En nuestro país, las cifras sobre la evolución de los medios impresos han sobrepasado los peores pronósticos. Las últimas cifras de los analistas, mostraban en marzo una caída de entre el 10% y el 15% para este año. Un duro golpe para un sector que tenía esperanzas de al menos conseguir frenar su caída en 2014.

Por tanto, estos medios tradicionales tienen un único salvavidas: el medio online. Su capacidad para explotar su calidad informativa y fidelidad a una audiencia hambrienta de información, que recurre numerosas veces al día a internet, en busca de las últimas noticias que acontecen al mundo. Se trata sin duda de un duro cambio, difícil de digerir para una industria de tamaña magnitud, anquilosada en un sistema tradicional, que no se muestra muy predispuesto a actuar en consecuencia, mientras la implacable teoría de la evolución toca a su puerta y le acecha en cada esquina.