PuroMarketing

Internet ha ido creciendo a lo largo de los años. Desde que empezó su carrera como nuevo escenario abierto al público general, a finales de los 90, la red ha ido conquistando más terrenos, más espacios y a más consumidores. A medida que esto iba sucediendo, su peso en la estrategia de las empresas también iba aumentando, como también lo iba haciendo la parte que se llevaba del presupuesto publicitario. Sin embargo, internet no había logrado convertirse (todavía) en el gran gigante y no había logrado desplazar a quienes habían estado en la cabeza del medio por excelencia. Internet aún no había conseguido mover a la televisión de su trono.

Pero esto está en vías de cambio. La red ha establecido ya un importante dominio y ha estado consiguiendo que su posición en el mercado de los medios y de los contenidos sea cada vez más destacada, tanto como para que los viejos gigantes se hayan establecido en posiciones cada vez más complicadas. Internet está a punto de convertirse en el gran gigante de la comunicación.

La red ya ha ido conquistando diferentes batallas. Su posición de liderazgo ha ido asentándose en diferentes mercados clave, especialmente en países de economías maduras, en donde ha ido logrando asentarse como el escenario destacado en audiencias y en inversión publicitaria.

Sin embargo, lo que dicen los últimos números es mucho más global. Las cifras de consumo de medios globales ya dan más tiempo a internet que a la tele. Según las últimas cuentas que ha realizado Zenith y que estima el tiempo de consumo de medios que se realizará en 2019, la media de tiempo que se destinará a internet de forma global estará en los 170,6 minutos cada día. Al cambio vienen a ser cerca de tres horas.

En el cómputo se incluyen todas las cosas que se hacen en la red y no solo el consumo de contenidos. Chatear en Whatsapp y otras apps de mensajería, ver vídeos o comprar online son algunos de los elementos que marcan las pautas de consumo de tiempo en la red.

Este cómputo permite además superar ligeramente a la televisión. Son tres minutos, pero esto marca un cambio histórico y posiblemente un punto de no retorno. La media de consumo de contenidos en televisión estará en los 170,3 minutos por consumidor.

Una evolución constante

Lo interesante es además comparar cómo están evolucionando las cosas. Si se ven los datos de tiempo de consumo histórico en una gráfica, se ve que el tiempo de consumo de tele está cayendo lentamente, mientras que el de internet se está disparando. En 2011, se pasaba menos de 80 minutos de media en internet. Menos de diez años después la cifra se habrá prácticamente duplicado. Mientras la tele se ha mantenido en la franja más o menos por encima o igual a los 170 minutos, perdiendo poco a poco tiempo de visionado.

Como apuntan en Quartz, a la tele no le sale a cuenta que plataformas como Netflix o YouTube hagan que acceder a contenidos sea más barato, que el acceso a la red se popularice y generalice y que los móviles se hayan convertido en una puerta de acceso cómoda y cada vez más barata a internet. El papel del móvil es además crucial en esta conquista de los contenidos. En 2018, una cuarta parte de todos los contenidos que se consumen se realizará desde el móvil (frente al 5% que eran en 2011).

De hecho, la creciente popularidad del móvil en los países emergentes explica y marca mucho también este cambio. En estos países, internet tendrá picos de consumo de contenidos elevadísimos frente a la tele, gracias a la popularización de los dispositivos móviles.