PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Siempre hemos escuchado que el mejor embajador de una marca es el propio trabajador, ya que es quien mejor la conoce.

Es el trabajador quien, imbuido de la filosofía de la marca, puede hacerla llegar a los demás usuarios mediante su actitud y la defensa de la misma.

Tenemos un claro ejemplo de ello en Apple. Practicamente todos sus trabajadores son 'fanboys' que defienden a capa y espada la marca y todo aquello que representa. Creen en la marca porque la marca cree en ellos.

Esto es a lo que debemos aspirar, no sólo a fidelizar a nuestros clientes, sino a nuestros trabajadores, que son los que pueden difundir nuestro espíritu, y crear empleados total y absolutamente fascinados y enganchados a nuestra marca. Trabajadores que crean en lo que hacen y que estén convencidos de que lo que hacen vale la pena y es importante.

Para ello es necesario que quienes van a ser nuestros mejores embajadores conozcan bien a su empresa: deben comprender perfectamente y compartir los objetivos de la marca y la visión empresarial de la empresa, conocer cómo se organiza la empresa y estar al tanto de todas las novedades que se produzcan en ella. Tienen que conocer bien el producto o servicio que la marca ofrece, así como cualquier cambio que se produzca en ellos y en su proceso de producción o comercialización.

De la misma forma que necesitamos conocer la identidad de la empresa a la que representamos para poder ser sus mejores embajadores, también tenemos que estar dentro de la cultura empresarial, cultura que se materializa en los valores de la marca, las políticas internas, la reputación de la que goza y cómo se producen las comunicaciones dentro de ellas.

Dentro del apartado de las comunicaciones es preciso que establezcamos un canal de doble vía mediante el cual podamos transmitir la idea, los valores y los objetivos de nuestra marca, así como para dar a conocer nuestros productos o servicios, y estos canales bidireccionales no son otros que las diferentes plataformas sociales, así como canales en los que seamos nosotros mismos los que nos podamos comunicar directamente con nuestra marca.

Algo absolutamente imprescindible para que podamos tener empleados enganchados a la marca es que la empresa reconozca el valor de esos empleados. Hay países en los que la cultura empresarial está aún muy lejos de lo que realmente debiera ser, y las empresas se basan en la premisa de que los empleados son de su propiedad (para eso les pagan) y no valoran ni reconocen el esfuerzo de las personas que sacan el trabajo hacia adelante y que hacen a la empresa avanzar. Sin embargo la practica correcta es la contraria. Si queremos que un trabajador esté contento y satisfecho trabajando para una marca, reconozcamos su labor y hagámosle sentir que forma parte de un proyecto importante del que es una pieza fundamental e imprescindible.

Social Media Consultant Community Manager,Content Manager y Blogger Profesional
ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo