PuroMarketing

Harley es mucho más que un fabricante de motos, se ha convertido en todo un estilo de vida

La característica marca nació en Wisconsin (EE.UU.) hace 110 años, donde todavía mantiene su sede, de la mano de los jóvenes William S. Harley y Arthur Davidson. De ser un producto fabricado en un improvisado taller, en poco más de 10 años su producción superaría las 16.000 unidades. La marca comenzó a ser reconocida por méritos propios. 

La I Guerra Mundial sería decisiva en su carrera hacia el estrellato, convirtiéndose en proveedor oficial del ejército americano. Pero su éxito no se ha mantenido a lo largo de este siglo de vida, sino que su fama ha sufrido grandes altibajos, provocados por una serie de infortunios, provocados por la difícil situación política y económica que caracterizó a esos años, junto con una mala gestión de la calidad del producto y un elevado régimen impositivo. Harley tuvo que esperar hasta los años 80 para remontar su maltrecha imagen y volver a pisar el asfalto e impregnarlo de esa personalidad que le caracteriza.

En 1983, movidos por el sentimiento de pertenencia a la marca de los propietarios de estas singulares motocicletas, Harley Davidson creó el HOG (Harley Owners Group), un punto de encuentro entre estos fans incondicionales, donde poder intercambiar experiencias y poner de relieve su pasión por la marca. Toda una religión que 2 años después contaba con 60.000 socios. Este grupo se internacionalizó en la década de los 90 y en la actualidad cuenta con más de 1.300.000 miembros a nivel mundial.

Harley es mucho más que un fabricante de motos, se ha convertido en todo un estilo de vida.

Sus valores trascienden más allá de lo que podría implicar un vehículo de transporte. El característico sonido de su motor desprende libertad, rebeldía, individualismo, camaradería.

Poseer una Harley no es comparable a adquirir un vehículo de transporte, sino a adoptar un estilo de vida, a formar parte de su historia, vivir una experiencia. "Nosotros no competimos en el mundo de las motos, competimos en el mundo de las experiencias" Josep Grañó, director de Harley España en una entrevista concedida en marzo al diario ABC. Según Grañó, la adquisición de una Harley se compara a la de hacer un viaje de ensueño, comprar un barco o un Porsche; no se trata de llevar una moto, sino de conducir una leyenda.  Todo ello ha convertido a Harley Davidson en una de las lovemarks más populares del mundo.

El amor de los fans hacia esta marca les ha llevado a incluir su emblemático logo en su ropa, en los accesorios de su moto e incluso en su propia piel.  Harley-Davidson puede presumir de ser la primera marca comercial que la gente luce orgullosa en su brazo o en cualquier otra parte de su cuerpo.

Además, la marca se ha esforzado por individualizar al máximo dicha experiencia. Partiendo de la premisa no existe una persona igual a otra, tampoco tiene por qué haber dos Harleys iguales. Su departamento de marketing se emplea a fondo en conocer a su público objetivo, su comportamiento y sus necesidades, para poder aplicarlo al desarrollo del producto. Por su parte, cuentan con un área de customización, que pretende ofrecer una experiencia única a cada harlista.

Marketing y Publicidad

A lo largo de sus más de 100 años de historia, Harley Davidson ha conseguido convertirse en una auténtica leyenda. Desde el punto de vista empresarial Harley Davidson es una marca especial que ha servido como referencia y ejemplo en muchas publicaciones, libros y estudios en el mundo del marketing como un claro ejemplo de la máxima expresión de una estrategia “marketiana” muy especial, no vender el producto sino vender un estilo de vida. 

En la actualidad, los motoristas de Harley Davidson no sólo usan la motocicleta como un modo de locomoción o transporte, sino que lo conciben como todo un sí­mbolo de rebeldía, de libertad y de independencia. Valores que sin duda quedan 'impresos' y patentes en cada una de sus anuncios.  Sus comerciales y spots publicitarios también dejan patente la huella de ese espíritu rebelde, atrevido y genuino asociado a esta marca de leyenda.

Curiosidades de Harley Davidson

Las Harley-Davidson fueron el modelo elegido en 1908 por el cuerpo de policía de Detroit.

El conocido logo de Harley fue pintado desde el principio en el depósito de sus modelos. Inicialmente únicamente recogía el nombre de la marca. No fue hasta 1933 cuando se incluyó el águila, como medida para impulsar la cifra de ventas, maltrecha durante la Gran Depresión.

Con motivo de su 50 aniversario, en 1953 se creó su nuevo logotipo, con forma de V, un homenaje a la forma de su motor.

El logo cuenta con infinidad de versiones, son sus propios fans quienes se han apropiado de él y lo han adaptado a sus gustos, manteniendo siempre su esencia: las palabras que identifican a la marca junto con "motor" y "cycles", unidos a otros atributos gráficos, dándole un valor propio y personal. 

Este logo está presente en su ropa, su casco, su moto e incluso en su piel. Harley-Davidson puede presumir de ser la única marca comercial que la gente se tatúa.

Los fans de Harley siempre han querido estar más cerca de su marca. En 1916 hace "The Harley-Davidson Enthusiast", una revista dedicada a los jinetes de estos caballos de hierro; la que se ha consolidado como la publicación especializada de mayor trayectoria a nivel mundial sobre el sector de las motocicletas.

A partir de 1918 Harley comenzó a vincular su marca con los principales famosos. La primera en posar con esta tremenda moto fue Trixie Fraganza; a partir de entonces hemos podido ver a grandes estrellas del mundo del espectáculo junto a esta joya del motor, tales como Clark Gable, Elvis Presley, Cher, Elisabeth Taylor o Bruce Willis.

La venta de prendas y accesorios de la marca Harley-Davidson comenzó en 1932, y hoy en día es una importante fuente de ingresos para la compañía. A partir de 1947 se comercializa la típica chaqueta negra de cuero, uniforme obligado para motoristas.

Las Harley-Davidson no son solo cosa de hombres. En 1940 Dot Robinson una The Motor Maids, una auténtica motera, conocida como la primera dama de las motocicletas, quien recorrió más de 2,4 millones de kilómetros, utilizando para ello 35 Harleys distintas.

En 2008 la compañía crea un fantástico museo Harley-Davidson en Milwaukee, su tierra natal Un edificio de 12.000 metros cuadrados, en 3 plantas, que incluye más de 450 motos, junto con objetos emblemáticos de la historia de la marca.