CEO PuroMarketing Medianzo. Empresario y emprendedor en continua expansión
PuroMarketing

Siempre que hemos hablado de Coca-Cola nos hemos rendido a sus bondades. La marca que hizo suya la felicidad como estandarte de su filosofía a través de sus diferentes acciones de marketing y publicidad, tan generosa siempre con sus clientes, ha terminado por desvelar la realidad de muchos grandes negocios que al final se retratan así mismos.

Aun recordamos grandes eslóganes como la "chispa de la vida", "Destapa la felicidad y compártela con tu familia y amigos" o "Siempre Coca-Cola". Todo lo que sea recurrir a las emociones y a la felicidad, ha sido el ingrediente de su otra "fórmula secreta" para lograr generar determinados vínculos con los consumidores y fieles a su marca. Eso sí, con el único objetivo de seguir vendiendo mucho más. Lo demás parece no importarles o darles exactamente igual.

La idolatría hacia esta marca, se ha mantenido constante incluso desde los propios medios. Algunos recordándonos, como la compañía Coca-Cola, se ha mantenido más de un siglo comercializando la receta de la felicidad. Y no es de extrañar por ello, que esta empresa se encuentre en el top de grandes anunciantes en múltiples países del todo mundo, debido a su gran inversión en marketing y publicidad. Sin embargo, la historia más que repetirse, nos comienza a mostrar algunas de las realidades que están manchando de negro la reputación de esta marca tan popular.

En España organismos como CCOO ya han acusado a Coca-cola de "vender felicidad" mientras "manda a sus trabajadores a la calle". Todo ello tras lo ocurrido el pasado miércoles cuando la división Coca-Cola Iberian Partners, presentaba a los propios sindicatos un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a un total de 1.250 trabajadores, además de suponer el cierre de cuatro de sus once plantas en nuestro país. 

Esta decisión de Coca-Cola que responde meramente y de forma exclusiva a los objetivos estratégicos de su negocio, puede resultar chocante por sus consecuencias si tenemos en cuenta la filosofía que la propia marca siempre nos ha intentado transmitir, y donde las personas y su felicidad siempre han sido lo más importante. Y sobre todo si tenemos en cuenta la opinión de quienes no entienden cómo Coca-Cola puede cerrar una planta que da beneficios.

Pero si esto no fuera poco, otra información difundida por medios, pone en el punto de mira a la propia presidenta de Coca-Cola en España, tras conocerse la noticia sobre su fortuna, controlada desde Luxemburgo, fuera del alcance de los controles tributarios de España. A pesar de que los expertos consideran esta operación como completamente legal, según apunta El Economista, Daurella estaría buscando un ahorro en su factura fiscal en España. 

Este cúmulo de acontecimientos ha provocado no solo las protestas de los afectados por el propio ERE, sino que también, ha dado pie a todo tipo de duras críticas por parte de grupos de consumidores. Todo ello hasta el punto de convertirse en detonante de una crisis de reputación que tan solo acaba de empezar. Basta con darse cuenta de la opinión generaliza que ha comenzado a extenderse a través de las redes sociales o agregadores como Menéame, cuyo rastro de titulares sirven como evidencia para entender el conflicto y el gran problema al que ahora se enfrenta esta marca. 

Coca Cola: la chispa de la muerte, Grecia prohíbe beber Coca-Cola en Atenas y Salónica, Ya no nos tragamos más Coca Cola,  Cristina Onassis murió por beber Coca Cola, ¿Qué ocurre si se hierve Coca Cola? o La nueva lata personalizada de Coca-Cola - La de los ERE-  son los temas populares que se están viralizando a través de la red como el nuevo meme del momento. Coca-Cola ha pasado de ser una marca querida a una empresa odiada y duramente criticada.

Sus mayores detractores están aprovechando el momento para atacar una vez más sin ningún tipo de piedad, pero esta vez con mayores argumentos. Los consumidores emprenden así su particular guerra contra Coca-Cola. Y es que aquello de pregonar con la felicidad pero sin cundir con el ejemplo, ya no sirve para convencer ni "engatusar" a los consumidores. Muchos se han dado cuenta que aquello de los valores queda muy bien en la publicidad, pero a la hora de la verdad, para Coca-Cola, el dinero es lo que cuenta.

CEO PuroMarketing Medianzo. Empresario y emprendedor en continua expansión