PuroMarketing

Los consumidores van a emplear más que nunca las nuevas tecnologías y los nuevos soportes para hacer sus compras

La campaña de Navidad no empieza en Navidad. Ni siquiera empieza en diciembre. La tónica general - cuando se analiza cómo han funcionado las ventas de cara a Navidad y las campañas para preparar al consumidor a lo largo de la historia - es que el esfuerzo de llegar a los consumidores arranque ya en otoño. Esa es una de las razones por las que no se debe esperar para empezar la campaña. Las grandes compañías están ya fichando a su personal temporal, acumulando stock de los potenciales productos estrella y haciéndose con el favor de los consumidores en las redes sociales.

Teniendo en cuenta, además, que esta campaña de Navidad será la más social y en la que más pese el ecommerce de la historia, a las marcas no les queda más remedio que empezar a trabajar ya para estar bien preparadas para responder a la demanda de los consumidores.

Pero en realidad a las compañías no solo les debería preocupar empezar a trabajar ya únicamente por el interés en redes sociales o porque los compradores online van siempre un paso más por delante. Las marcas tienen que ponerse ya las pilas porque la campaña de Navidad ya ha literalmente empezado: los consumidores ya están comprando los productos que necesitan o quieren para las fiestas.

Así, aunque las búsquedas de adornos de Navidad tienen un pico el 8 de diciembre y la de jerseys feos navideños el 14, según los históricos de búsquedas de Google, la campaña de Navidad y el interés de los consumidores arranca mucho antes.

Un estudio de Google sobre las intenciones de compra de los consumidores para la campaña navideña desvela que el 26% de los compradores empieza a hacer sus compras en el mes de octubre. La razón principal de esta situación está en el precio. Los consumidores empiezan a buscar qué comprar antes de las fiestas de Halloween porque esperan encontrar así las mejores ofertas y los mejores precios.

De hecho, el estudio ha encontrado una pauta entre las compañías que ha estado respondiendo a este interés de los consumidores: si los compradores empiezan a investigar qué comprar (y a hacerlo) en octubre, las empresas se pasan el mes de noviembre haciendo ofertas flash para atraer su atención, lanzando descuentos impactantes en campañas de duración muy limitada.

Cuándo y en dónde

Pero el estudio no se ha quedado únicamente con el calendario, también se ha centrado en otros aspectos para averiguar cuándo, en dónde y cómo harán los consumidores sus compras de Navidad.

Para empezar, los consumidores van a emplear más que nunca las nuevas tecnologías y los nuevos soportes para hacer sus compras y para decidirlas. En 2010, los consumidores usaban como media una 5 fuentes para investigar sobre lo que iban a comprar y tomar una decisión. En 2013, según el estudio de Google, la cifra subió a 12. En 2014, los compradores investigarán en incluso más fuentes para saber qué comprar y dónde hacerlo.

Los clientes no solo harán más investigación sino que además la llevarán más a la experiencia de compra: el 75% usará sus dispositivos móviles mientras compran en tiendas físicas y un 46% los usarán de forma específica para investigar lo que están decididos a comprar en la propia tienda. El sacar el móvil y buscar en la competencia el precio y las condiciones antes de pasar por caja será, por tanto, más habitual que nunca.

Para continuar, la campaña de Navidad no tendrá horarios. Puede que las tiendas cierren, puede que las luces navideñas de las calles se apaguen, pero los consumidores no dejarán de investigar y de comprar. Para algo tienen internet: tanto es así que Google ya comenta que se ha pasado del picoteo de medianoche a las compras de medianoche. Un tercio de las búsquedas relacionadas con compras ya se están realizando en Google entre las 10 de la noche y las 4 de la mañana (es decir, con por así decirlo, nocturnidad).

Los consumidores emplean además las redes sociales para ver qué es lo que los demás están vistiendo o llevando y sacar así inspiración para las compras de Navidad. Los nuevos escaparates empiezan a ser YouTube y Pinterest.